El impuesto “extraño” a la fibra detiene su despliegue completo a un ritmo acelerado en el Reino Unido, afirmó el director ejecutivo de Openreach, Clive Selley.

Durante el evento Connected Britain 2019, el ejecutivo llamó al gobierno a que desarrolle iniciativas “para romper barreras”, como una legislación más flexible y no estar sujetos a impuestos que “penalizan explícitamente” a los operadores que intentan instalar la fibra a gran escala.

A su vez, solicitó un proceso más sencillo para realizar obras en las calles, al igual que acceso a unidades habitacionales con el fin de que las compañías hagan el trabajo de manera más ágil.

El gobierno y el organismo regulador, dijo, deben articular los elementos para crear condiciones propicias de inversión en fibra.

Hasta ahora, “el regulador ha dado grandes pasos para articular la regulación futura que respeta las inversiones. Veo un gran movimiento allí y eso me alienta mucho. Todos nosotros ―regulador, gobierno, Openreach, la población de construcción de infraestructura más amplia― tenemos nuestro papel que desempeñar en la creación de tasas de despliegue de FTTP (fibra hasta las instalaciones) cada vez más rápidas”, puntualizó.

Además, resaltó el papel de la compañía en el despliegue de fibra, cuyo objetivo para mediados de 2020 es llegar a 15 millones de sitios.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here