Además de abonar a la creación de una sociedad más igualitaria, la inclusión de las mujeres y la representación de la diversidad en el sector tecnológico beneficia a las empresas, abonando a su desempeño financiero, con mayor rentabilidad; a la mejora de la sustentabilidad y a la reducción de emisiones de carbono; así como al desarrollo económico y social.

Así lo dijo la Directora Global de Desempeño y Capacitación de Ericsson, Rosario Saud, durante una reunión con la prensa para dialogar sobre “Los 5 mitos de la diversidad e inclusión”, en la Ciudad de México.

Cerrar la brecha de género que existe en la industria también favorece a la eliminación de sesgos de género en el desarrollo de tecnologías como la Inteligencia Artificial, pues las compañías tienen más probabilidades de preguntarse a quiénes se dirigen y cómo lograr diseños inclusivos si hay más mujeres participando, apuntó.

La directora señaló que, de los siete millones de personas que trabajan en el sector, sólo 30 por ciento son mujeres. Mientras que ellas únicamente ocupan un 6 por ciento de los puestos de CEOs de las grandes empresas tecnológicas alrededor del mundo.

El reto de la inclusión, tanto de mujeres como de la comunidad sexodiversa, es un problema “sistémico”, que tiene su origen en la socialización de los géneros, en la cultura, en la educación y en la reproducción de estereotipos. Por ello, existen menos mujeres que se dedican a carreras STEM, en comparación con la cantidad de hombres.

Sin embargo, Saud explicó que es falsa la idea de que “si no hay suficientes mujeres en puestos tradicionalmente masculinos es porque no hay buenas candidatas”. Lo que sucede es que generalmente las aspirantes a ocupar algún puesto ejecutivo en una compañía enfrentan más obstáculos, o los procesos están formulados indirectamente para preferir a los hombres.

En un proceso de selección con tres mujeres y un hombre, la probabilidad de contratar al aspirante masculino es de un 67 por ciento, detalló, lo que refleja la desigualdad de género. Esto además explica en parte por qué sólo 19 por ciento de las mujeres que laboran en el sector TIC (de Tecnologías de la Información y la Comunicación) alcanzan un nivel ejecutivo.

Frente a estos retos de inclusión que tiene el sector tecnológico, Ericsson está implementando diferentes iniciativas para impulsar el papel de las mujeres en la industria, cambiando los discursos que se usan para dirigirse a las expertas e impulsando su liderazgo. Saud dijo que algunos referentes de firmas de la industria que han hecho grandes avances en la inclusión y diversidad son Vodafone, Cisco y AT&T.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here