Inclusión financiera: más de 600 millones de personas no poseen una cuenta bancaria pero sí un móvil

549

Un estudio de Mastercard reveló que en 15 países se concentra más de 60 por ciento de la población mundial no bancarizada, donde 607 millones de personas poseen un teléfono móvil, pero aún no tienen una cuenta bancaria.

Mastercard apunta que la tecnología móvil podría brindar a estas personas acceso inmediato a los beneficios de la inclusión financiera como un primer paso.

El informe mostró que en todos menos uno de los 15 países, India, las personas con un teléfono móvil superan en número a las que tienen una cuenta bancaria en varios millones. Tal es el caso de China, que registra 204 millones.

No obstante, Ann Cairns, vicepresidenta de Mastercard, señala que no basta con ofrecer acceso a los servicios financieros, también hay que conseguir que las personas se conviertan en usuarias activas de productos financieros.

A nivel mundial, 20 por ciento de las personas que tienen cuenta bancaria o la posibilidad de gestionar el dinero a través del móvil no los ha usado más de una vez al año, y mucho más personas sólo usan su cuenta de forma ocasional.

Mastercard está consciente de la existencia de proveedores informales, como asociaciones de ahorro vecinales, prestamistas locales y servicios de remesas sin licencias, a los cuales acuden la mayoría de las personas con bajos ingresos, y que carecen de protección legal, afrontan importantes riesgos y por los que pueden pagar mucho más por un producto muy inferior.

Pero la intención no es crear comportamientos inéditos ni construir mercados totalmente nuevos, ni tampoco ofrecer acceso a los circuitos financieros convencionales, ya que lo importante es que las empresas legítimas y los proveedores regulados consigan superar por la vía de la competencia legítima al sector informal, señala el informe.

También se encuentran aquellos que no cuentan con servicios bancarios y creen que los servicios financieros no son relevantes para ellos.

En todo el mundo, casi un tercio de los adultos no bancarizados dicen que no necesitan una cuenta, un 16 por ciento dice desconfiar del sistema financiero, en tanto que un 6 por ciento (102 millones de consumidores) explica que están en conflicto con sus principios religiosos.

El informe también revela la profunda brecha de género en relación al acceso y uso de los servicios financieros.

Por ejemplo, en los países desarrollados existen ocho puntos porcentuales de diferencia en titularidad de cuentas, es decir, que un 67 por ciento de los hombres posee una, frente a 59 por ciento de las mujeres.

Sin embargo, en países como Marruecos o Perú, la brecha alcanza los dobles dígitos, e incluso en naciones como Pakistán y Bangladesh llega a 30 por ciento.

Esto refleja que las mujeres tienen menos probabilidades de haber realizado o recibido un pago digital, utilizan más los servicios financieros informales y tienen menor capacidad de obtener fondos en caso de emergencia.