Los principales fabricantes de chips en Estados Unidos están presionando discretamente al gobierno estadounidense, en un intento de limitar el impacto negativo de la prohibición a empresas chinas como Huawei; a fines de mayo, Intel y Xilinx se reunieron con el Departamento de Comercio de Estados Unidos para discutir la colocación de Huawei en la lista de Entidades.

Por su parte, Qualcomm también presionó al Departamento sobre el tema, aseguraron cuatro personas. El argumento principal de los fabricantes de chips es que las unidades de Huawei que venden smartphones o servidores de computadoras usan partes comúnmente disponibles, siendo poco probable que presenten problemas de seguridad como los equipos de redes 5G.

“No se trata de ayudar a Huawei. Se trata de prevenir el daño a las compañías estadounidenses”, aseguró una de las personas. La Asociación de la Industria de Semiconductores (SIA, por sus siglas en inglés) organizó consultas con el gobierno estadounidense en nombre de las compañías para ayudarles a cumplir e informó a los funcionarios sobre el impacto que la prohibición causaría en las compañías.

Google se ha unido a esta presión ya que vende hardware, software y servicios técnicos a Huawei. En un comunicado, la compañía de búsqueda en línea dijo que trabaja con el Departamento de Comercio para asegurarse de que cumple con las nuevas reglas.

Un representante del Departamento dijo que la agencia “responde de manera rutinaria a las consultas con respecto al alcance de los requisitos reglamentarios”.

Durante una visita a México, Andrew Williamson, vicepresidente de Asuntos Públicos de Huawei, dejó en claro que la compañía no le ha pedido a nadie que presione específicamente en su nombre, “lo están haciendo por cuenta propia; para muchos de ellos, Huawei es uno de sus principales clientes”.

Los fabricantes de chips saben que cortar a la firma china podría tener consecuencias “catastróficas” para ellos.

Existen versiones de que, a un mes de ser incluido en la lista negra, Huawei no ha hablado con el gobierno de Estados Unidos sobre el asunto y ha ejercido poca presión sobre el tema, pero ha considerado enviar una carta al Departamento de Comercio, comentaron personas familiarizadas con Huawei. Su presidente, Liang Hua, comentó que “no se tiene un canal de comunicación”.

Jim Lewis, experto cibernético del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Washington, añadió que “la posición de Huawei es realmente mala en Estados Unidos, nadie está tratando de hacerle un favor a la compañía china”.

Y las repercusiones por la prohibición no se pueden negar, pero el Departamento de Comercio hizo una concesión y anunció el mes pasado que ofrecería una licencia general temporal permitiendo que Huawei compre productos estadounidenses para ayudar a los clientes existentes a mantener la confiabilidad de las redes y los equipos.

Sin embargo, Broadcom redujo su pronóstico de ventas para el año en dos mil millones de dólares, lo que apunta a que uno de sus clientes está atrapado en una guerra comercial internacional.

Otro que se suma a esta baja es Lumentum, donde Huawei representó 18 por ciento de todos sus envíos durante el último trimestre, por lo que el pronóstico de ventas es de 30 a 35 millones de dólares menos para el año.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here