“Infraestructura, clave en el futuro de telecomunicaciones”: CEO de American Tower México

148

Forbes México

La transformación digital se posiciona como la punta de lanza que dirige las operaciones de todas las industrias en el mundo, llegando incluso a ocupar un rol protagónico en las actividades cotidianas más sencillas. Pero, ¿de qué manera la era digital impacta al sector de telecomunicaciones? Guillermo Cordera, vicepresidente y director general de American Tower México, explica en entrevista. 

Al ser un sector altamente demandado, hoy las telecomunicaciones enfrentan una necesidad latente: mantener la calidad en los servicios de conectividad del presente y, por supuesto, del futuro. Por ello, el crecimiento de este sector no se detiene. 

En 2020, se incrementó el número de usuarios en México que pasan más de 5 horas conectados a una red fija de internet, según datos del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), mientras que en 2018 y 2019, sólo cerca de 30% pasó ese tiempo conectado, durante el primer año de pandemia, este porcentaje se incrementó al 50%. 

La demanda de servicios móviles también creció, no sólo en términos de más líneas registradas con servicios de internet móvil, sino también en una mayor demanda de datos para navegar por la red. En sólo un año -entre 2019 a 2020-, los operadores móviles registraron 6.4 millones de líneas nuevas con este servicio y los datos móviles para navegar se incrementaron 21%.  

“Esta demanda es resultado tanto de la entrada de actores disruptivos, como servicios de streaming, redes sociales, la aceleración digital de negocios e industrias enteras, así como la incorporación de cobertura de internet en zonas rurales en la agenda pública”, expresa Guillermo Cordera, vicepresidente y director general de American Tower México, en entrevista. 

“Todas estas necesidades colocan al sector de telecomunicaciones en una espiral constante de incrementos en la demanda de servicios. La velocidad con la que crece esta demanda hace que esta industria no detenga su marcha y deba permanentemente innovar e invertir para acompañar ese proceso de mayor democratización y transformación digital”, añade el ejecutivo.

Para Guillermo Cordera, esta demanda se ha logrado sortear con la infraestructura pasiva de telecomunicaciones existente, comprendida por torres, azoteas, postes, mobiliario urbano y otros bienes raíces donde los operadores de servicios móviles y fijos instalan sus equipos de comunicación. 

Sin embargo, el vicepresidente y director general de American Tower México advierte que “esta situación no será sostenible si no invertimos lo suficiente en infraestructura e innovaciones que puedan soportar toda la demanda actual, y la que viene”.

Los retos y desafíos se incrementan ante la integración de la red 5G en México, advierte Guillermo Cordera. 

Uno de los mensajes principales del ejecutivo es que “desde American Tower, tenemos claro que para atender este futuro inmediato y volverlo sostenible debemos enfocarnos en dinamizar el financiamiento, mejorar el control de costos, ajustar los modelos de negocio, mejorar la experiencia de cliente e incrementar la certeza regulatoria”.

En este sentido, el papel de la infraestructura pasiva de telecomunicaciones es clave para los modelos de negocio de los operadores, así como la necesidad de ampliar el espectro y modernizar las redes para ofrecer disponibilidad, velocidad, confiabilidad y eficiencia.

“El futuro requerirá de más infraestructura de telecomunicaciones, y no sólo de la más tradicional, sino que entraremos a un nuevo grupo de tecnologías móviles que requerirán infraestructura más pequeña, más cercana al usuario, que permita reducir la latencia para incrementar la velocidad de servicios y haga posible una densificación más eficiente de las redes.

No me cabe duda que, parte del futuro del sector de telecomunicaciones -su competitividad, dinamismo e innovación- dependerá de qué tan rápido y en qué condiciones logremos alcanzar a la demanda en esta carrera hacia la conectividad. La infraestructura es el gran aliado para alcanzarla: no tenerla de forma completa y suficiente nos impedirá lograrlo. Todo dependerá del papel que cada actor de esta industria le asigne a la infraestructura en el futuro”, concluye Guillermo Cordera.

De cara a una expansión tecnológica sin precedentes, resulta preciso para usuarios y operadores de las telecomunicaciones contar con el respaldo de un aliado como American Tower, con neutralidad y especialización que permita a los actores de este ecosistema usar y aprovechar la infraestructura: torres y sitios de telecomunicaciones, fibra óptica, centros de datos, nodos, postes y mobiliario urbano.