Infraestructura, columna vertebral de la economía digital

0
522

Las Redes de Nueva Generación (NGN, por sus siglas en inglés) se caracterizan por ser redes totalmente convergentes, en las cuales los servicios están definidos por software y la infraestructura física es transparente para la información que circula a través ellas.

En las NGN, los servicios son definidos por los dispositivos de usuario que se conectan a ellas, el tipo de sesiones que establecen con otros usuarios y las aplicaciones a las que acceden. Básicamente, tienen las siguientes características:

  • Utilización de la tecnología de paquetes como método de transporte. Aunque el protocolo de Internet (IP) es el principal protocolo de paquetes utilizado para el transporte de servicios, las NGN están físicamente separadas de Internet y se gestionan de forma independiente. Las NGN normalmente suministran servicios de banda ancha que conectan a un cliente con Internet. El acceso a Internet es sólo uno de los principales servicios que ofrecen la NGN.
  • Las redes tradicionales disponen de sistemas de provisión de servicios. Los conmutadores de servicios de voz están integrados en una red de transmisión que los conecta. Cada servicio (llamadas vocales, líneas arrendadas, etc.) tiene su propia red de transmisión y sistemas dedicados. Por el contrario, el transporte de los distintos servicios NGN comparte la misma plataforma IP. Los paquetes pueden diferenciarse con base en factores de calidad de servicio (QoS) (prioridad de unos paquetes sobre otros), pero se transportan por una misma red núcleo compartida.
  • La mayor parte de las redes tradicionales tienen enlaces de acceso específicos para cada servicio: por ejemplo, cables de cobre distintos para cada servicio de voz y de datos. El acceso NGN permite transportar varios servicios de alta velocidad sobre un único enlace de acceso, típicamente fibra o una combinación de fibra y cobre, o bien tecnologías inalámbricas de gran ancho de banda, como 5G. Ello permite velocidades de acceso de banda ancha de 100 Mbit/s o superiores. Por el contrario, los cables de cobre utilizados en las redes tradicionales fijas están limitados a unos pocos Mbit/s.
  • Los servicios basados en la NGN pueden entregarse sobre distintos tipos de accesos, es decir, son agnósticos respecto de la tecnología de acceso. En principio, la voz sobre IP, la TV sobre IP (IPTV) o el acceso a Internet de banda ancha pueden utilizar un acceso de fibra, cobre o inalámbrico. Los servicios son los mismos con independencia de cómo se entreguen (aunque posiblemente con velocidades diferentes).
  • El dispositivo del usuario final y la plataforma de provisión de servicios definen básicamente el servicio. El transporte de paquetes de propósito general “simplemente” proporciona la unión entre ambos.  

Hoy en día, cualquier infraestructura de red de servicios de telecomunicaciones de nueva creación tiene como única opción la implementación de infraestructuras NGN para ser viable a mediano y largo plazos.

Las redes preexistentes tienen el reto de modernizar sus infraestructuras, enfrentándose a la disyuntiva de sacar de operación equipos y sistemas que aún no han cumplido su ciclo de vida desde el punto de vista de recuperación de costos y depreciación contable, además de invertir en infraestructuras de planta externa para adecuarlas a la funcionalidad y arquitectura de las redes NGN.

En el ecosistema de las redes NGN, los servicios Over the Top (OTT) encuentran un medio natural parta desarrollarse plenamente, imponiendo a los operadores de redes la necesidad de recrear su modelo de negocio, ya que gracias a conceptos tales como la Neutralidad de red, los servicios OTT pueden ser prestados por terceros habilitados jurídicamente con una autorización o permiso, compitiendo con servicios iguales o equivalentes con los servicios prestados tradicionalmente por los operadores.

Los servicios OTT representan grandes ventajas para los usuarios al brindar gran diversidad de servicios, incrementando la competencia y haciendo más asequibles insumos de conectividad y productividad que son vitales para la economía digital.

El reto regulatorio no es menor. Existe por un lado la idea de que a los servicios OTT se les deben de imponer las mismas cargas regulatorias que tienen actualmente los operadores de redes en servicios equivalentes. La otra opción es desregular paulatinamente los servicios de red tradicionales para permitir que el ecosistema de las NGN se desarrolle plenamente.

Yo en lo personal soy partidario de la segunda opción. En un mundo inmerso en la transformación digital, acelerada debido a la pandemia por la que estamos atravesando, tenemos que permitir que crezcan los servicios y se incremente la cobertura de las infraestructuras físicas.

Para ello, los modelos de negocio de las redes tradicionales deben de evolucionar necesariamente, ya que instalar infraestructuras de mayor cobertura en un ambiente de gran competencia de servicios no se puede lograr con los modelos actuales.

Más allá de las decisiones que tienen que tomar los operadores tradicionales, es importante que los generadores de políticas públicas y los reguladores estén conscientes de las dificultades que enfrentan los operadores que instalan infraestructuras.

Es vital que los países aspiren a tener infraestructuras de telecomunicaciones robustas y eficientes y que los reguladores y gobiernos aligeren las cargas jurídicas y regulatorias que soportan cotidianamente los habilitadores de infraestructura.

Como ya lo he mencionado en otras ocasiones, contar con un plan estratégico de transformación digital debe ser una prioridad nacional para todas las economías del mundo. Y en estos momentos de crisis e incertidumbre económica en la que el planeta está sumergido debido a la pandemia, para los países que aún no cuentan con estrategias de transformación digital en las que se ponga como prioridad la instalación de infraestructura, es una cuestión de emergencia.

No hay opción, para avanzar por el camino de la transformación digital tenemos que fortalecer y hacer crecer las infraestructuras de telecomunicaciones. Las infraestructuras de telecomunicaciones, viéndolas desde la óptica de las redes NGN, son la columna vertebral que soporta al sistema “nervioso” de los servicios de la nueva economía digital.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here