Inmarsat arruina los planes de subasta 5G en Países Bajos

226

La subasta de la banda de 3.5 GHz para 5G que se iba a realizar en abril del próximo año en los Países Bajos se retrasará por un problema con la empresa Inmarsat.

Actualmente, la compañía satelital posee platos de recepción en la localidad frisona de Burum, con los que proporciona comunicaciones de emergencia, urgencias y seguridad en el mar y en el aire para gran parte del mundo, utilizando la banda de 3.5 GHz.

El Tribunal de Distrito de Rotterdam dictaminó en junio pasado que Inmarsat no tiene que mover sus platos de recepción por el momento. Según el juez, los acuerdos internacionales sobre la estación terrestre superan el deseo del gobierno de liberar la banda de frecuencia para una Internet más rápida.

La Secretaria de Estado, Mona Keijzer, explicó en una carta que recientemente volvió a entablar conversaciones con la compañía satelital. “Me complace que Inmarsat haya indicado en esa conversación que también quiere trabajar hacia una solución”. Sin embargo, espera que un comité asesor independiente comience a laborar en octubre para encontrar una solución.

El año pasado, se realizó la subasta por las bandas de 700 MHz, 1.4 y 2.1 GHz.  En total, el gobierno recaudó mil 232 millones de euros en el concurso por el espectro. KPN se hizo de 20 MHz en la banda de 700 MHz, 15 MHz en 1.4 GHz y 40 MHz en la de 2.1 GHz, por cuyas licencias de 20 años tiene que pagar un total de 416 millones de euros. Gracias a este proceso, los operadores como T-Mobile y KPN comenzaron a lanzar el servicio de quinta generación. Pero esperaban la frecuencia de 3.5 GHz para dar mayores capacidades.

“La duración exacta del retraso de la subasta depende, entre otras cosas, del consejo del comité asesor independiente”, afirmó Keijzer.