Instituciones europeas piden prohibir vigilancia por biométricos en espacios públicos

583

En una opinión conjunta publicada este lunes, el Consejo Europeo de Protección de Datos (EDPB, por sus siglas en inglés) y el Supervisor Europeo de Protección de Datos (EDPS) han pedido que el proyecto de reglamento de la Unión Europea (UE) sobre el uso de tecnologías de Inteligencia Artificial (IA) incluya la prohibición específica del uso de datos biométricos para la vigilancia en espacios públicos.

El pasado abril, la Comisión Europea (CE) presentó un nuevo marco de regulación basado en el nivel riesgo para el uso de la Inteligencia Artificial, incluyendo su uso en sistemas de vigilancia y seguridad. El marco propuesto considera el uso de IA para reconocimiento facial o identificación biométrica como de Alto Riesgo, lo cual significa que no serían inmediatamente prohibidos, pero estarían sujetos a estrictas normas y casos de uso específicos como terrorismo o búsqueda de personas.

Sin embargo, las instituciones europeas de privacidad y protección de datos consideran que la regulación debe ser fortalecida y recomiendan la “prohibición general de cualquier uso de Inteligencia Artificial para el reconocimiento automático de características humanas en espacios de acceso público, como el reconocimiento de rostros, la forma de andar, las huellas dactilares, el ADN, la voz, las pulsaciones de teclas y otros aspectos biométricos o señales de comportamiento, en cualquier contexto”.

Andrea Jelinek, presidente del EDPB, y Wojciech Wiewiórowski, supervisor de EDPS, coinciden en que “la implementación de la identificación biométrica remota en espacios de acceso público significa el fin del anonimato en esos lugares. Aplicaciones como el reconocimiento facial en vivo interfieren con los derechos y libertades fundamentales hasta tal punto que pueden cuestionar la esencia de estos derechos y libertades”.

En general, el EDPB y el EDPS celebraron el objetivo de abordar el uso de sistemas de Inteligencia Artificial en la UE, incluido el uso de sistemas de IA por parte de las instituciones, organismos o agencias de la UE. No obstante, consideran que se deben incluir también otros elementos como la cooperación policial internacional y aclarar que la legislación de protección de datos de la UE existente se aplica a cualquier tratamiento de datos personales que esté incluido en el ámbito de aplicación del proyecto de Reglamento sobre IA.

Consideran también que el concepto de “riesgo para los derechos fundamentales”, incluido en la propuesta original, debe alinearse con el marco de protección de datos de la UE. El EDPB y el EDPS recomiendan que también se evalúen y mitiguen los riesgos sociales para grupos de personas.

En ese sentido, recomiendan la prohibición de los sistemas de Inteligencia Artificial que utilicen datos biométricos para clasificar a las personas en grupos según su origen étnico, género, orientación política o sexual u otros motivos por los que la discriminación está prohibida en virtud del artículo 21 de la Carta de los Derechos Fundamentales.

Además, ambas instituciones europeas consideran que el uso de IA para inferir emociones de una persona física es altamente indeseable y debería prohibirse, excepto en casos muy específicos, como algunos con fines de salud, donde el reconocimiento de las emociones del paciente es importante.