Intel: los cyborgs ya son una realidad

Intel nos invitó a uno de sus Intel Labs y ahí pudimos conocer parte de lo que nos espera en el futuro como humanidad e individuos.

0
81

Fayerwayer-Miguel Bravo

Gracias a que Intel llevó a cabo un Intel Lab muy interesante, es que pudimos conocer mucho más de cerca al primer cyborg que está registrado como tal en el mundo, un cyborg de nombre Neil Harbisson.

Y es que, aunque parece algo sacado de una película de ciencia ficción muy futurista, la verdad es que los cyborgs ya viven entre nosotros y sí, tienen sentidos y habilidades adicionales a las del ser humano convencional.

No es que Neil mismo haya cambiado todas y cada una de sus partes humanas por partes robóticas, pero su historia sigue siendo realmente muy interesante.

Este primer cyborg nació siendo humano con una extraña condición médica: acromatismo. Eso quiere decir que puede ver todo, menos los colores, por lo que solo puede ver el mundo a su alrededor en escala de grises.

Seguramente estás pensando que la solución seguramente pudo haberse encontrado con alguna operación realizada a sus ojos o cerebro, y estarías en lo correcto con lo del cerebro, pero el procedimiento médico fue uno mucho más complejo de lo que crees.

Una solución muy interesante

Neil Harbisson decidió que se le instalara una antena en la cabeza, una antena que actualmente sale desde la parte trasera se su cabeza y se queda enfrente de su cara. La antena en cuestión ya es parte de su cuerpo y con ella puede percibir los colores de una manera que nadie se imaginaba: por medio del sonido.

Así es, en lugar de usar un implante para poder ver los colores como muchos hubieran pensado, su cerebro ahora está conectado a una antena que le hace llegar información a su cerebro en forma de sonido cada que ve colores.

Es decir, el amarillo tiene una frecuencia de sonido distinta a la que tiene el color rojo o incluso el color azul.

Así que en lugar de pensar en una solución común, el hecho de poder escuchar colores por medio de una antena que es ahora parte de su cuerpo y su cerebro, lo convierte ya en un cyborg, y por ende, ya no es un ser humano como cualquier otro.

Pero su lucha por continuar evolucionando no se queda en la operación que le ayudó a ser un cyborg, sino que ahora se dedica a luchar por el derecho de todos quienes deciden convertirse en cyborgs por medio de implantes en sus cuerpos.

Los derechos de los cyborg en la sociedad

Siendo que Neil es ahora el rostro del movimiento cyborg, este se encuentra luchando a favor de todos aquellos que han decidido aumentar sus habilidades o modificar las que ya tienen por medio de procedimientos similares.

Algunos cyborgs más que ya se encuentran en el mundo, tenemos a los siguientes nombres:

Moon Ribas: esta artista y fundadora de la Cyborg Foundation tenía implantes en sus pies que vibran cuando ocurre un movimiento sísmico en alguna parte del planeta. Parece ser que actualmente ya no los tiene.

Manuel de Aguas: es un artista que tiene dos aletas implantadas en su cabeza, las cuales le permiten percibir las fluctuaciones que ocurren en la presión atmosférica.

Joe Dekni: este artista se implantó un par de dispositivos que le permiten percibir su entorno por medio del sonido, básicamente teniendo un sonar similar al de un murciélago.

Dentro de los derechos por los que se pelea, podemos encontrar la libertad de modificar tu cuerpo con dispositivos electrónicos a placer y la libertad de que nadie los desmonte.

Sinceramente, es una de las cosas más interesantes que hemos visto actualmente y esperamos que las cosas salgan siempre bien para esta nueva comunidad de seres vivos que parecen ir de frente al futuro. Agradecemos a Intel por habernos invitado a este interesante Intel Lab.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here