Intel se aleja de Reino Unido y se dirige a otros países de la UE

Tras el Brexit, Intel ya no construirá una fábrica de chips en el Reino Unido y ahora evalúa 70 propuestas de otros 10 países de la Unión Europea para invertir en la producción de semiconductores.

404

Intel ya no considera construir una fábrica de chips en el Reino Unido debido al Brexit, declaró el Director General de la compañía, Pat Gelsinger, a la BBC.

El CEO le dijo al medio británico que, si no hubiera salido de la Unión Europea, Intel habría contemplado invertir en una planta en el Reino Unido, pero aclaró que tras el Brexit, ahora apunta a otros países de la Unión Europea (UE) y obtiene apoyo de su comunidad.

Gelsinger explicó que Intel tiene cerca de 70 propuestas de 10 países de Europa para construir plantas de chips y espera llegar a un acuerdo sobre un sitio antes de que termine el año.

Te recomendamos: UE se reunirá con Intel y TSMC en busca de lograr una soberanía en la producción de chips

Intel quiere impulsar su producción en medio de una escasez global de chips que ha afectado a la industria automotriz y otros sectores, como la electrónica y los teléfonos inteligentes.

La empresa, una de las mayores fabricantes de semiconductores a nivel mundial, asegura que la crisis ha demostrado que Estados Unidos y Europa dependen demasiado de Asia para sus necesidades de fabricación de chips, cuyas empresas Samsung y TSMC concentran el 70 por ciento del suministro mundial.

Por esa razón, Intel invertirá 95 mil millones de dólares en la apertura y actualización de plantas de semiconductores en Europa durante los próximos 10 años, además de impulsar su producción en EE. UU. con el apoyo de subsidios gubernamentales.

Relacionado: Ante escasez global, Intel podría fabricar chips para automotrices

Esta expansión se produce cuando el mercado global de semiconductores se duplicará en los próximos siete años a alrededor de 800 mil millones de dólares

El CEO de Intel proyecta que la escasez de automóviles y el aumento de precios de computadoras continuarán hasta el final de 2021, ya que las compañías fabricantes de chips tienen escasez de componentes en las cadenas de suministro.

Y anticipó que, aunque es probable que la situación mejore gradualmente durante el próximo año, se estabilizará hasta 2023.