Intel y Accenture anunciaron que están apoyando un proyecto de la Comunidad de Investigación Neuromórfica de Intel (INRC), liderado por el Laboratorio de Ingeniería Neuro-Biomórfica de la Universidad Abierta de Israel, en colaboración con el Hospital ALYN.

La iniciativa consiste en el desarrollo de sillas de ruedas con un brazo robótico integrado accesibles, para ayudar a personas con discapacidad a realizar tareas básicas e indispensables en su vida diaria, como beber de una taza o comer con una cuchara.

El proyecto utilizará los fondos y la tecnología de Accenture, así como la tecnología neuromórfica de Intel y el soporte algorítmico de Applied Brain Research. El dispositivo será evaluado y probado clínicamente con niños en el Hospital ALYN, considerado como el centro de rehabilitación de adolescentes más avanzado de Israel.

Computación neuromórfica para adaptar la robótica de asistencia

La importancia de este proyecto radica en que más de 75 millones de personas necesitan una silla de ruedas para moverse, mientras que los brazos robóticos brindan una mayor sensación de independencia a los usuarios de sillas de ruedas, y pueden reducir la necesidad de tiempo de un cuidador hasta en un 41 por ciento.

Intel dijo que la capacidad de aprendizaje en tiempo real de su chip neuromórfico, Loihi, podría ayudar a reducir el costo de desarrollo y operación de dichos dispositivos. Con Loihi, los investigadores predicen que pueden implementar un control adaptativo para mejorar la funcionalidad del brazo, así como facilitar el uso de piezas asequibles para reducir el costo en más de 10 veces.

“La computación neuromórfica se adapta naturalmente a las tecnologías de asistencia, dados sus bajos requisitos de energía y su capacidad para aprender y adaptarse a nuevas situaciones en tiempo real”, dijo Mike Davies, director del Laboratorio de Computación Neuromórfica de Intel. “A través del trabajo de Intel y Accenture con la Universidad Abierta de Israel y el Hospital ALYN, esperamos desbloquear nuevas capacidades para niños con problemas de movilidad y mejorar la calidad de vida de los pacientes”.

Si este proyecto tiene éxito, el equipo de investigación planea explorar cómo producir este brazo robótico para más pacientes que lo necesitan. Los investigadores de Accenture Labs e Intel aprovecharán su experiencia en computación neuromórfica e Inteligencia Artificial (IA) para ayudar con el desarrollo de un algoritmo neuromórfico, además de brindar apoyo para el diseño del estudio.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here