Cnnexpansión Gabriela Chávez

Hace 10 años Finlandia declaró el acceso a banda ancha un derecho humano y en 2016 la Constitución mexicana reconoció el acceso a internet como una garantía ciudadana; sin embargo, hoy la desigualdad en el acceso a este derecho se hace más patente que nunca durante la pandemia; ante las circunstancias los expertos destacan que se ha maximizado la urgencia por cerrar la brecha entre los que están conectados o no a la red, pues Internet se ha convertido en una línea de salvación y no estar conectados puede causar grandes impactos económicos y sociales.

“Internet no es un lujo sino una línea de salvación”, dijo Jeffrey Cole, director del Centro de Futuro Digital, en entrevista con Expansión.

Para el director del CDF una de las demostraciones de la pandemia es la urgencia de cerrar la brecha digital, para que los 2,500 millones de personas que hoy no están conectados a la red puedan beneficiarse de la dinámica económica y social que marcará los años subsecuentes a partir de la pandemia del COVID-19.

“Algo que ha dejado clara esta pandemia es que hay dos problemas que deben ser resueltos con urgencia: uno es la brecha digital, el segundo es el acceso a la salud; gracias a internet, hemos podido llevar el súper mercado a casa en esta época, se ha continuado la educación, aunque los modelos son mejorables; nos ha permitido mantener el trabajo y permitir que la economía permanezca en movimiento y evitar un total colapso y la pandemia nos ha enseñado la urgencia de cerrar la brecha digital”, agregó Cole, quien recientemente participó en IAB Conecta 2020.

De acuerdo con cifras del CDF, durante los últimos meses los sectores que mejor se pudieron acoplar al modelo digital han sido también los que han mostrado mayor resiliencia y mientras muchos sectores dependientes del traslado, como el turismo, o de la operación de un espacio físico como retailers o restaurantes se han visto más afectados, aquellas empresas que prestan servicios de software han sido las más beneficiadas.

“Las tecnológicas son disruptores por naturaleza, entonces en este contexto, casi todas tienen la mejor oportunidad para sacar lo mejor de la crisis, ya estaban listas para el cambio. Microsoft, Apple, Amazon, FB, Google representan el 35% de todo el Dow Jones, no hemos visto compañías así nunca y eso también los hace blancos para la crítica y los reguladores y ahora están más grandes que nunca”, dijo.

Si bien Cole advierte que es más probable que ahora sea el momento correcto en el que el gobierno y reguladores puedan incrementar los controles antimonopolio para las grandes tecnológicas, el directivo también advierte que ve posible una negociación en la que las tecnológicas deban ceder controles pero a la larga seguirán creciendo y buscando conectar a más ciudadanos, pues en esa porcentaje de gente que hoy no está online yace su oportunidad para, por un lado, cerrar la brecha digital y por otro continuar creciendo.

“Por ejemplo, el único método que tiene Facebook de crecer es seguir tratando de conectar al resto del mundo, ya sea que la conectividad la haga el gobierno o que se haga a través de alianzas público privadas, cerrar la brecha digital puede ser un modelo benéfico para todos. Así como el teléfono era la línea de restace peor como el teléfono ahora esta línea de emergencia, de salvación es el internet sin duda”, concluyó Cole.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here