Japan Display, la compañía conjunta de tecnología LCD conformada por Sony, Toshiba y Hitachi, registró unas pérdidas netas atribuidas de mil millones de dólares en su primer semestre fiscal, que culminó en septiembre. Esta cifra supone un crecimiento en las pérdidas de casi el 100 por ciento respecto a lo reportado un año atrás.

Las pérdidas se justifican por ventas más lentas y por costos de reestructuración a medida que la compañía registra problemas de liquidez, producto de menores despachos a su principal comprador, Apple. Además, reportó un Ebitda negativo en este periodo de 223 millones de dólares.

El fabricante japonés de pantallas para dispositivos móviles obtuvo una facturación neta de 2 mil 187 millones de dólares entre abril y septiembre, lo que significa un alza de 10.9 por ciento, mientras que el costo de los productos vendidos escaló un 23 por ciento a 2 mil 337 millones de dólares.

La empresa estima que los ingresos netos van a descender en el conjunto del ejercicio, pero que alcanzará la rentabilidad a partir del tercer trimestre gracias a “recortar costes fijos” a través de “reformas estructurales”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here