El gobierno nipón reforzará las restricciones a las exportaciones de materiales de alta tecnología utilizados en pantallas de teléfonos inteligentes y chips a Corea del Sur, lo que impactará directamente a gigantes como Samsung, SK Telecom y LG.

Por su parte, un alto funcionario del Ministerio de Comercio de Corea del Sur, destacó que la restricción viola las reglas de la Organización Mundial del Comercio, y Seúl responderá con firmeza.

¿De qué trata?

Los controles de exportación más estrictos, que entraron en vigencia esta semana, ralentizarán el proceso de exportación en varios meses. Japón detendrá el tratamiento preferencial para los envíos de tres materiales clave a Corea del Sur, lo que requerirá que los exportadores soliciten permiso cada vez que quieran realizar el envío, el cual demora aproximadamente 90 días, dijo el funcionario del ministerio.

Una fuente de uno de los principales fabricantes de chips de memoria de Corea del Sur dijo que los fabricantes tendrían que intentar acumular reservas, y agregó que la compañía confía en Japón para más de 70 por ciento de sus resistencias y gas de grabado.

La decisión tiene un tinte político, al denominar una falta de acción por parte de Seúl por cuestiones derivadas de su fallo judicial en octubre pasado que ordenó a Steel compensar a los extrabajadores forzados a trabajar en Japón durante la segunda guerra mundial.

Japón rechazó la propuesta de Corea del Sur el mes pasado para crear un fondo de compensación para las víctimas con contribuciones de las compañías de ambas naciones.

Los vecinos comparten una historia amarga que data de la colonización japonesa de la península coreana de 1910 a 1945, incluido el uso forzoso de mano de obra por parte de compañías japonesas y el uso de las llamadas comfort women, mujeres, muchas de ellas coreanas, obligadas a servir sexualmente en tiempos de guerra.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here