Jeff Bezos se despide de la Luna: pierde demanda contra la NASA

Blue Origin fracasó en su intento de demandar a la NASA por haberlo excluido del ambicioso contrato para el desarrollo de un nuevo módulo de alunizaje.

222

Un tribunal federal de Estados Unidos falló en contra de la compañía Blue Origin, del fundador de Amazon, que acusó a la agencia espacial por haberle otorgado el contrato del módulo de aterrizaje lunar por 2.9 mil millones de dólares a un único proveedor y su principal rival: SpaceX.

La demanda contra la agencia espacial estadounidense (NASA) fue desestimada y esto significa que la compañía de Jeff Bezos no podrá obtener una subvención de la agencia para participar en el proyecto Artemis que busca construir una base en la Luna, según informa CNBC.

La NASA confirmó en un comunicado que después de haber pausado el trabajo con SpaceX, este se reanudará “lo antes posible”, ahora que se ha emitido el fallo.

En su cuenta de Twitter, el multimillonario publicó que la decisión “no era lo que esperaba”, pero que respetaba el fallo de la corte. Esto significa que la empresa no pretende apelar.

Un portavoz de Blue Origin destacó en un comunicado que existen grandes problemas en el proceso de subvención del programa para el Sistema de Aterrizaje Humano (HLS, por sus siglas en inglés) “que aún deben abordarse”.

Blue Origin reafirmó su compromiso con el éxito del proyecto Artemis y advirtió que “el modelo de asociación público-privada de la NASA requiere un proceso de adquisición sin prejuicios junto con una política sólida que incorpore sistemas redundantes y promueva la competencia para garantizar un retorno seguro a la Luna”.

Elon Musk disfruta la victoria de SpaceX

Como de costumbre, el Director Ejecutivo de SpaceX, Elon Musk, expresó su opinión en Twitter compartiendo un meme que hace referencia a la película de ciencia ficción Dredd. En la imagen se lee: “Has sido juzgado”, dedicado a Bezos.

Claramente, el único beneficiado por la decisión del Tribunal es SpaceX, que si todo sale bien, se convertirá en la primera empresa privada en llevar astronautas a la superficie de la Luna en una nave propia. Todo esto con el objetivo de ejecutar las próximas misiones Artemis de la NASA, después de 49 años de la misión Apolo.

Sin embargo, no todo está perdido para Blue Origin, ya que la agencia espacial dijo que habrá más subvenciones para otorgar dinero público a empresas privadas que presenten proyectos espaciales innovadores en los próximos años.

“Habrá próximas oportunidades para que las empresas se asocien con la NASA para establecer una presencia humana a largo plazo en la Luna bajo el programa Artemis de la agencia”, agregó la NASA.