El Departamento de Justicia de Estados Unidos (DoJ) emitió una segunda acusación en contra de Julian Assange, fundador de Wikileaks, supuestamente por haber contratado a hackers que robaron información clasificada del país norteamericano.

La reciente acusación no agrega cargos adicionales a los anteriores 18 cargos contra Assange en mayo de 2019; no obstante, amplía el alcance de la conspiración en torno a supuestas intrusiones informáticas.

Según el documento, Assange y otros en WikiLeaks reclutaron a otros hackers para cometer intrusiones en beneficio de WikiLeaks.

En 2012, Assange se comunicó con un líder el grupo de hackers LulzSec, que en ese entonces cooperaba con el FBI, para proporcionar una lista de objetivos para que el grupo hackeara. Assange pidió al líder de LulzSec que buscara correos electrónicos y documentos, bases de datos y archivos PDF.

Asimismo, Assange señaló a LulzSec que la liberación más importante de materiales hackeados sería de la CIA, la NSA o el New York Times.

“WikiLeaks obtuvo y publicó correos electrónicos de una violación de datos cometida contra una empresa estadounidense de consultoría de inteligencia por un pirata informático “anónimo” y afiliado a LulzSec”, señala el documento.

Asimismo, se cree que Assange pudo coludirse con el analista de inteligencia del ejército, Chelsea Manning, para descifrar un hash de contraseña en una computadora clasificada del Departamento de Defensa estadounidense.

En caso de ser encontrado culpable, Assange enfrentaría una pena de hasta 10 años de prisión por cada cargo, con excepción del cargo de conspiración para cometer intrusión informática, por el cual enfrenta una pena máxima de cinco años.

Actualmente, Assange se encuentra detenido en el Reino Unido con una solicitud de extradición de Estados Unidos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here