Justicia 5G: el paradigma digital

0
300

Reforma Jorge Fernando Negrete P.

El derecho de acceso a Internet es un derecho fundamental y, como tal, habilitante inevitable de salud, educación, acceso a la cultura, libertad de expresión, acceso a la información pública y demás derechos fundamentales. La infraestructura digital es un milagro civilizatorio. Una conexión a Internet, una computadora o un equipo móvil preservan el ejercicio de derechos fundamentales de los ciudadanos. Pero, ¿qué pasa con el derecho fundamental de acceso a la justicia?

De la política digital, la de acceso a la justicia es la más atrasada en América Latina. La senadora colombiana Esperanza Andrade critica y considera “un atraso de por lo menos dos décadas en digitalizar la justicia” y un estudio del BID señala que “la llamada justicia digital está siendo más lenta que la de otros sectores del Estado”. En México, solo la mitad de los poderes judiciales de los estados está en capacidad de enfrentar la justicia en línea. La pandemia reveló el drama. Este es uno de los derechos fundamentales menos accesibles en el mundo digital.

No hay Estado democrático sin acceso a la justicia de los ciudadanos. El acceso a la justicia garantiza que los ciudadanos puedan acudir ante la autoridad competente, los tribunales, al Poder Judicial a solicitar que se protejan sus derechos, se respeten; y para que órganos competentes impartan justicia, resuelvan las controversias pronta, eficaz y expeditamente. Este es pilar estructural de los Estados contemporáneos.

El ejercicio de derechos fundamentales en línea tiene que ver con una palabra nueva derivada del paradigma tecnológico y su vinculación con la política pública, la denomino, Política Digital para el acceso a la justicia. Algunos le llaman simplemente Justicia Digital. La infraestructura digital preserva el ejercicio del derecho fundamental de acceso a la justicia, pero la política digital para el acceso la justicia gestiona las Tecnologías de la Información y su uso en la impartición de justicia.

La historia de la impartición de justicia y las TIC no es reciente. En 2006 se creó en Brasil la ley 11 419 que “defiende la informatización del proceso judicial”. En Colombia, el artículo 95 de la ley estatutaria 270 de 1996 otorga al Consejo Superior de la Judicatura la “responsabilidad de incorporar desarrollos tecnológicos”. Chile comenzó en 2000: la Corte Suprema y la Corporación Administrativa del Poder Judicial asumió el reto de “incorporar tecnologías de vanguardia en procesos judiciales”. Argentina estableció en noviembre el “plan para modernizar el acceso a la información e interconectar a tribunales y cortes” entre el Ministerio de Justicia y la Junta Federal de Cortes y superiores tribunales.

En México, el Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) sesionó por primera vez de forma remota y acordó a finales de mayo que todos los juicios pudieran ser tramitados en línea. El Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa previó el juicio en línea desde 2009. El presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Felipe Fuentes Barrera, señaló, con visión, que “el juicio en línea facilita el acceso a la justicia, dotando de transparencia su ejercicio”.

Un universo de justicia digital 5G debe incluir procesos que respondan a una arquitectura de nube (Cloud), cómputo al borde y tener la capacidad para liberar acceso ubicuo a la justicia. El proceso judicial end to end, desde oficialía de partes, expediente judicial, etapas, incidentes, recursos, hasta la sentencia, pueden ser habilitados con tecnología de cadenas de bloques (Blockchain), acciones judiciales inteligentes (Smart contract), firma electrónica, Internet de las cosas, análisis de grandes datos (Big Data) e Inteligencia Artificial.

Donde hay infraestructura digital, pero no hay política digital para el acceso a la justicia, se niega la justicia.

Para preservar el ejercicio del derecho fundamental de acceso a la justicia, primero hay que estar conectado, después… tener política digital.

Presidente de Digital Policy & Law

Twitter @fernegretep

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here