Los vaporizadores (cigarrillos electrónicos) han ganado popularidad entre los consumidores, a tal escala que se han convertido en uno de los mayores problemas de salud pública de nuestro tiempo.

Ante este escenario, la compañía Juul está empleando herramientas de Inteligencia Artificial en su vaporizador Juul C1, un dispositivo habilitado con Bluetooth que permite a sus usuarios monitorear su conteo de extracción, bloquear el dispositivo y ubicar el dispositivo, todo a través de una aplicación móvil.

El dispositivo se lanzó a través de un programa piloto en el Reino Unido recientemente, después de un lanzamiento en Canadá. Pero la aplicación requiere que los usuarios pasen por varios obstáculos de privacidad antes de que puedan usarla.

¿Qué pasa con la seguridad?

“No se comparten datos de GPS con Juul. Los datos de ubicación GPS utilizados para la función de localización de dispositivos sólo están contenidos en el teléfono inteligente del cliente”, señaló un portavoz de la compañía a Gizmodo en un comunicado por correo electrónico. Juul declinó hacer más comentarios sobre su “hoja de ruta del producto” o sus características futuras.

Aun así, la compañía recopila una cantidad impresionante de datos sobre los usuarios con un dispositivo Juul C1. Esa información incluye el número de teléfono de un usuario (utilizado como parte de su proceso de autenticación), fecha de nacimiento, número de identificación nacional y, por supuesto, información relacionada con su hábito de vapeo.

El último lanzamiento de Juul se produce en un contexto de lucha contra el uso de vaporizadores. En abril, el comisionado saliente de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos, Scott Gottlieb, amenazó con que si Juul no podía comprometerse adecuadamente a frenar el uso de sus productos entre los jóvenes, podrían ser eliminados del mercado por completo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here