A pesar de que aún tenemos mucho que trabajar como sociedad para eliminar la brecha de género en el mundo laboral, hemos logrado importantes avances, sobre todo en sectores tecnológicos: las mujeres ocupamos 23 por ciento de los puestos directivos en industrias como tecnología, medios de comunicación y telecomunicaciones.[i] Además, representamos 30 por ciento de las plantillas en compañías de tecnología.

La visión femenina es imprescindible para encontrar nuevas soluciones a los problemas y desafíos que enfrentan las sociedades en su desarrollo. En el sector de las telecomunicaciones distintas mujeres han logrado contribuciones esenciales para la evolución de nuestra industria tal y como la conocemos.

Un ejemplo que me gustaría retomar en el marco del Día Internacional de la Mujer es el de Hedy Lamarr. Nacida en Viena, Austria, en 1914 como Hedwig Eva Kiesler, Hedy Lamarr es el nombre artístico que adoptó para su carrera cinematográfica en Hollywood, donde fue encasillada por su belleza como una mujer superficial. Pero en realidad desde niña Hedy tuvo una curiosidad inmensa para descubrir cómo funcionan las cosas, por ejemplo, desarmando y reensamblando las cajas de música que tenía.

En sus tiempos libres, Hedy disfrutaba conocer a los científicos e ingenieros detrás de los aviones del famoso inventor Howard Hughes, y fue capaz de mejorar el diseño de las alas de sus aeronaves, tras incorporar conceptos aerodinámicos que descubrió al estudiar libros sobre peces y aves. Además, tenía una mesa de trabajo instalada en su remolque, en la cual desarrollaba sus inventos mientras esperaba entre escenas de sus rodajes cinematográficos.

Entre sus inventos, podemos mencionar una tableta soluble para convertir el agua en bebidas efervescentes similares a los refrescos, un dispensador de pañuelos de papel, una versión mejorada de los semáforos, un collar para mascotas fluorescente, así como un dispositivo para ayudar a salir de la bañera a personas con impedimentos motrices. Pero sin duda su mayor contribución llegó en el campo de las telecomunicaciones.

Durante un tormentoso matrimonio con un comerciante de municiones, se enteró que las señales emitidas por los torpedos podían intervenirse por los enemigos para evitar que acertaran a su objetivo. Como solución, se le ocurrió un sistema de comunicación que coordina a emisor y receptor en un salto de frecuencia constante, de esta manera si se intercepta la señal, no se tendría acceso al mensaje completo y no se podrían desviar los torpedos. Este concepto pudo desarrollarlo en colaboración con su amigo George Antheil.

El espectro ensanchado por salto de frecuencia —FFSS, por sus siglas en inglés— es como se le conoce a la tecnología de telecomunicaciones desarrollada por Hedy Lamarr y George Antheil, misma que los llevó a ser galardonados con el Premio a la Innovación de la Electronic Frontier Foundation, además de ser incluidos en el salón de la fama de la Asociación Nacional de Inventores de Estados Unidos.

Este principio sentó las bases de la comunicación celular actual, específicamente de avances tecnológicos que usamos en nuestra vida diaria, como WiFi y Bluetooth, esta última tecnología promovida inicialmente por Ericsson. Los logros de Hedy Lamarr son aún más impresionantes si consideramos que fue prácticamente autodidacta, puesto que no tuvo una educación “formal” en carreras universitarias de ciencia o ingeniería.

Actualmente, las compañías de telecomunicaciones, así como el sector de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) en general, han generado iniciativas con el objetivo de fomentar la participación femenina y brindar condiciones para que la próxima Hedy Lamarr pueda desarrollarse.

Como claro ejemplo, recientemente se anunció la colaboración entre 5G Americas —organización de proveedores y fabricantes de Telecomunicaciones— y Conectadas —organización que impulsa la inclusión y liderazgo femenino en sectores de teleinformación—, con el objetivo de promover la participación de mujeres en foros y debates relacionados con la industria TIC en América Latina.

Por nuestra parte, en Ericsson contamos con un programa para promover carreras STEM —ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas— entre las nuevas generaciones de niñas desde muy temprana edad y formar a las científicas, ingenieras, programadoras e inventoras del futuro.

Creatividad, adaptabilidad, curiosidad, hambre de aprender y capacidad de resolución de problemas son las características que hicieron de Hedy una inventora exitosa, mismas que podemos encontrar en nosotras mismas. Cualidades que debemos desarrollar en las nuevas generaciones de niñas y mujeres jóvenes para formar a las líderes de nuestro futuro cercano.


[i] Disponible en: https://www.pwc.co.uk/economic-services/WIWI/women-in-work-2020-executive-summary.pdf.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here