La batalla por el liderazgo en la nube

0
1932

La guerra por el liderazgo en la nube

En un terreno secretamente dominado hasta hace unos años por Amazon, otras compañías tecnológicas han incrementado su atención hacia el mercado de servicios en la nube o Cloud Computing, donde el potencial de crecimiento se ha acelerado en los últimos años ante la nueva demanda de servicios remotos y de mayor capacidad de cómputo por parte de empresas y hogares. Google y Microsoft son los otros gigantes que han fortalecido su posición en el mercado, donde pueden aprovechar sus grandes capacidades de procesamiento ofreciéndola a todas las empresas que lo requieran, con otras compañías incrementando sus apuestas como Oracle y Alibaba.

Desde el nacimiento del Internet mismo, el concepto del Cloud Computing ya rondaba la idea de los principales desarrolladores tecnológicos como una forma en la cual una red de computadoras pudiera acceder a recursos compartidos mediante la propia red. Se cree que fue en 1996 cuando se utiliza por primera vez este concepto de manera formal en un documento interno elaborado por Compaq, en el cual se describía con detalle cómo funcionaría este nuevo mercado. “La aparición del Internet está impulsando la migración de aplicaciones de comunicación y colaboración hacia el Internet ‘Cloud'”, se lee en uno de los primeros borradores elaborado por George Favaloro, entonces colaborador en Compaq. Al mismo tiempo, NetCentric, que buscaba una inversión por parte de Compaq, planteaba la idea de ofertar servicios a empresas a través de la red, tales como videoconferencias o almacenamiento, los cuales se ofrecerían en asociación con los Proveedores de Servicio de Internet (ISP), a los cuales en aquel entonces se les llamaba la “Nube”.

Sin embargo, es hasta 2006 cuando se registran los primeros pasos hacia la formalización del negocio. Por su parte, Eric Schmidt, entonces presidente y CEO de Google, presentó al mundo por primera vez su visión sobre el acceso remoto a servicios y datos y como podría beneficiar al mercado publicitario. Mientras que Jeff Bezos, CEO de Amazon, lanzaba su apuesta en Cloud con Amazon Web Services (AWS), apuesta que lo ha mantenido en el liderazgo por al menos nueve años.

Aunque existe un debate sobre los servicios que componen Cloud, en general se acepta la definición emitida por el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología de Estados Unidos: “la computación en la nube es un modelo para permitir el acceso en red ubicuo, conveniente y bajo demanda a un grupo compartido de recursos informáticos configurables (por ejemplo, redes, servidores, almacenamiento, aplicaciones y servicios) que pueden ser aprovisionados y liberados rápidamente con un mínimo esfuerzo de gestión o interacción del proveedor de servicios”.

La nube es un mercado que representa no solo un beneficio económico, sino que también les permite a las empresas proveedoras aprovechar sus actuales capacidades de procesamiento al ofrecerlas a compañías de otros ramos que no cuentan con el capital o la experiencia suficiente para realizar y mantener grandes inversiones en nueva tecnología.

La centralización del poder de cómputo, la creciente necesidad de almacenamiento y procesamiento de datos, la popularidad del trabajo remoto, el uso de nuevas herramientas tecnológicas en los negocios y los hogares, el control de costos e inversión en tecnología, así como la mayor adopción de una estrategia Cloud First, han convertido al negocio del Cloud Computing en el nuevo motor de crecimiento de las grandes empresas tecnológicas.

AWS continúa en la cima del Cloud

Se estima que el gasto total en el mundo en infraestructura Cloud llegó a una nueva marca de 30 mil millones de dólares durante el cuarto trimestre de 2019, de acuerdo con un reciente informe de Canalys, sumando un total de 107.1 mil millones para todo el año, lo que representa un crecimiento anual de 38 por ciento. Amazon se mantiene en la delantera con una participación de 32.3 por ciento del total anual, seguido por Microsoft Azure (16.9%), Google Cloud (5.8%) y Alibaba Cloud (4.9%). Canalys estima que entre las 7 grandes compañías de Cloud: Alibaba, Amazon, Baidu, Facebook, Google, Microsoft y Tencent, gastaron en conjunto 60 mil millones de dólares durante 2019 en infraestructura para centros de datos.

Canalys señala que el gasto de Amazon podría incrementarse en el futuro impulsado por su nueva inversión en ventas corporativas y recursos de marketing, combinado con la mayor disponibilidad de AWS Outposts y el lanzamiento de AWS Local Zones.

Amazon explica en su informe correspondiente al cuarto trimestre que los AWS Outposts son “un servicio totalmente administrado que extiende la infraestructura y los servicios de AWS a prácticamente cualquier centro de datos, espacio de ubicación conjunta o instalación local. Ofrece la misma infraestructura de hardware, servicios, API y herramientas de AWS para crear y ejecutar aplicaciones en las instalaciones y en la nube para una experiencia híbrida verdaderamente consistente”.

En el caso de AWS Local Zones, Amazon señala que son “un nuevo tipo de implementación de infraestructura de AWS que ubica el cómputo, el almacenamiento, la base de datos y otros servicios selectos de AWS más cerca de grandes poblaciones, la industria y los centros de TI donde no existe una AWS Region en la actualidad”.

En el caso de Microsoft, la compañía estaría aprovechando su posicionamiento en cuentas empresariales y el extenso alcance de sus canales, además de la amplia adopción de su software más tradicional como Office. Entre los nuevos acuerdos logrados por la compañía caben destacar Sony, Samsung, Kroger y Albertsons, además del importante contrato por 10 mil millones de dólares que firmó con el Departamento de Defensa de Estados Unidos para proveer servicios al proyecto “Joint Enterprise Defense Infrastructure”, conocido como JEDI.

Para la industria, el incuestionable liderazgo de Amazon ha convertido la guerra en la nube en una batalla por el segundo lugar, en el que Microsoft ha mostrado importantes avances, tanto en disponibilidad de tecnología como en la suma de nuevos clientes y contratos. Sin embargo, Google y otros proveedores chinos como Alibaba se encuentran aun buscando incrementar su participación en el mercado general, con otros competidores más pequeños que se han concentrado en mercados y soluciones específicas como la nube privada.

El atractivo de un mercado que crece a doble dígito

En general, se considera que los servicios en la nube se engloban dentro de tres grandes conceptos, Software-as-a-Service (SaaS), Infrastructure-as-a-Service (IaaS) y Platform-as-a-Service (PaaS). A partir de ellos se derivan el tipo de aplicaciones, proveedores y servicios adyacentes como consultorías que se pueden contratar de los principales proveedores. Se estima que la nube compuesta de estos tres conceptos representa un mercado de más de 150 mil millones de dólares al año en ingresos para los proveedores de Cloud Computing.

Gartner estima que entre los principales mercados del Cloud (IaaS, SaaS, PaaS) se habrían generado 172 mil millones de dólares durante 2019, monto que aumenta hasta los 227.8 mil millones cuando se consideran otros servicios como BPaaS (Cloud Business Processes Services) y servicios de administración y seguridad.

Se espera que en su conjunto este mercado muestre un crecimiento de 17 por ciento en 2020 hasta los 266.4 mil millones de dólares. La consultora considera que Cloud se encuentra ya dentro de una adopción general (mainstream), por lo que muchas de las soluciones de siguiente generación adquiridas por las empresas ya cuentan con atributos mejorados para Cloud.

Por segmentos, el Software como Servicio (SaaS) seguirá siendo el más grande, que se pronostica crecerá a 116 mil millones de dólares en 2021 debido a la escalabilidad del software basado en suscripción. El segundo segmento de mercado más grande son los servicios de infraestructura del sistema en la nube, o IaaS, que alcanzará los 50 mil millones en 2020 tras un crecimiento de 24 por ciento año con año, que es la tasa de crecimiento más alta en todos los segmentos del mercado, según información de Gartner.

Por su parte, IDC estima que el gasto en Public Cloud pasará de 229 mil millones de dólares en 2019 a 500 mil millones en 2023, especialmente entre las industrias de servicios profesionales, telecomunicaciones y minoristas.

Las principales aplicaciones de SaaS serán la gestión de relaciones con el cliente (CRM) y la gestión de recursos empresariales (ERM). El gasto en System Infrastructure Software (SIS) estará liderado por compras de software de seguridad y software de administración de sistemas y servicios.

El gasto de IaaS, compuesto por servidores y dispositivos de almacenamiento, también será la categoría de más rápido crecimiento, a una tasa de 32 por ciento promedio anual por los próximos cinco años. El gasto en PaaS crecerá casi tan rápido (29.9%) ,liderado por compras de software de gestión de datos, plataformas de aplicaciones y middleware de integración y orquestación.

En cuanto a las industrias, IDC señala que las empresas de servicios profesionales reportarán la tasa más alta de crecimiento en gasto en Public Cloud, de hasta 25.6 por ciento en promedio anual entre 2018 y 2023, seguido de telecomunicaciones (24.1%) y minoristas (23.7%).

¿Qué representa para los proveedores?

Actualmente, AWS continúa siendo el proveedor líder de servicios de Cloud, con ingresos anuales superiores a los 35 mil millones de dólares. Si bien la participación de AWS en las ventas totales de la compañía representa apenas poco más de 12 por ciento, este segmento aportó 63 por ciento de la utilidad operativa de todo Amazon. Es decir, 6 de cada 10 dólares que Amazon gana provienen de su negocio en la nube.

En el caso de Microsoft, se tiene una historia similar. De acuerdo con su reporte trimestral correspondiente al segundo trimestre fiscal terminado el 31 de diciembre, su división Intelligent Cloud, que incluye los servicios de su nube Azure (así como SQL Server, Windows Server, Visual Studio, entre otros servicios de consultoría), se ha convertido en el segmento de mayor crecimiento para la compañía, de hasta 26.5 por ciento al segundo trimestre fiscal en comparación con el mismo periodo de un año antes.

Tan solo Azure, como competidor directo de AWS, reportó un crecimiento en ventas de 64 por ciento, un impulso que podría estar cimentado en la amplia adopción de productos de Microsoft como Windows y Office. Aunque Microsoft no desglosa los ingresos obtenidos por Azure, en su conjunto Intelligent Cloud le proporcionó ingresos por más de 43 mil millones de dólares durante el 2019.

Google, por su parte, a pesar de tener una fuerte presencia en múltiples negocios en Internet y haber sido de las primeras en visualizar el potencial del Cloud Computing, su negocio en la nube mantiene una presencia fuerte, aunque modesta, respecto de sus principales competidores. El negocio en la nube de Google generó 8.92 mil millones de dólares en ingresos en el año fiscal 2019, lo que representa un crecimiento de 52.7 por ciento respecto al mismo periodo de un año antes. Google planea triplicar su fuerza de ventas para la nube durante los próximos cinco años.

Entre otros competidores relevantes en el mercado de Cloud se encuentran IBM, con ingresos anuales por 21 mil millones de dólares, con presencia en los tres principales segmentos del mercado Cloud, IaaS, PaaS, SaaS. Asimismo, se encuentra Salesforce, enfocado principalmente en SaaS y PaaS, con ingresos anuales por 16.3 mil millones de dólares, y SAP, con ingresos estimados por 7.7 mil millones de dólares, según el sitio CloudWars.co.

Cabe aclarar que algunas de las cifras citadas no pueden ser directamente comparables, ya que depende de los servicios que las compañías decidan incluir como parte de su segmento Cloud. Mientras AWS de Amazon se compone principalmente de servicios de infraestructura, Microsoft y Google incluyen otros servicios como ofimática y consultorías. Sin embargo, las cifras reveladas aún son útiles para conocer la apuesta que las compañías han puesto en el mercado.

Los que se benefician

Los beneficios de la nube tenderán a variar de acuerdo a la estrategia (nube privada, pública o híbrida), inversión y estado de digitalización de la empresa o industria de que se trate, pero en general, entre los beneficios más claros se encuentran el acceso inmediato a tecnología de punta y de mayores capacidades de procesamiento, un mayor control del gasto operativo en tecnología, evitar los gastos que conlleva mantener y actualizar la infraestructura de cómputo, el acceso inmediato y remoto a recursos, así como a múltiples aplicaciones de negocios.

Un mercado dinámico como se observa actualmente lleva también a mejores ofertas en cuanto a precios, oferta de aplicaciones, desarrollos y mejor disponibilidad tecnológica de parte de los proveedores Cloud.

Se espera que Amazon, mediante su oferta AWS, se mantenga a la cabeza por varios años, con Microsoft consolidado ahora en el segundo lugar, aunque acercándose rápidamente al líder. Aunque por ahora Google se encuentra en el tercer puesto, con una tasa de crecimiento superior a la de la industria, aún se encuentra lejos de los líderes y con amenazas de competidores pequeños o emergentes.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here