La carta de Bob Swan que debería leer López Obrador

0
75

Excélsior Paul Lara

Ayer por la mañana leí una carta que el CEO de Intel, Bob Swan, mandó al virtual presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, hablando sobre cómo la tecnología juega un papel fundamental en la solución de los mayores desafíos sociales. Más allá de señalar que él y su equipo buscan trabajar con la administración entrante en una misión compartida para abordar los muchos desafíos que enfrenta esa nación, Swan habla de cuatro áreas clave para el desarrollo del país, temas que deberían estar en la agenda del Presidente de México.

Swan insta a Biden a centrarse en la tecnología para resolver los desafíos planteados por el covid, aumentar la fabricación en EU, invertir en infraestructura digital y desarrollar una fuerza laboral del siglo XXI. Este último punto es importante, pues hasta al día de hoy lo que hemos visto con el programa Jóvenes Construyendo el Futuro es todo lo contrario a tener gente capacitada para los empleos que veremos venir en la era poscovid, durante los próximos años.

El CEO de Intel arranca asegurando que 2020 ha sido un año particularmente perturbador para el pueblo estadunidense (y yo diría que para todo el mundo) y que es tiempo de unir a la nación para superar los desafíos planteados por el covid-19, los conflictos raciales, una creciente brecha de habilidades y una creciente competencia global.

Lo que llama la atención, es que Swan compara la división social actual que tiene Estados Unidos con la que ocurría allá por 1968, durante la Guerra de Vietnam: una división por las razas, atravesando una recesión y experimentando protestas masivas que dieron forma al panorama político posterior.

Sobre la inversión en tecnología para resolver los desafíos planteados por la pandemia de covid-19, Swan explica que la inteligencia artificial, la informática de alto rendimiento y la informática de borde a nube son componentes críticos en la recopilación y el análisis de datos, diagnósticos, tratamientos y desarrollo de vacunas por parte del gobierno. Hay que recordar que muchas tecnologías, incluidas la de Intel, han ayudado a acelerar el acceso a datos de calidad para brindar atención remota y proteger a los profesionales médicos de la exposición a infecciones.

Esta pandemia ha afectado ampliamente la educación, el trabajo y otros aspectos de nuestra vida diaria, por lo que es crucial expandir las inversiones en conectividad de banda ancha, particularmente para disminuir el impacto de covid-19 en los desatendidos y en las comunidades más alejadas. La semana pasada platiqué con Salvador Álvarez, director general del Altán Redes, encargado de la Red Troncal que llevará internet a casi todo México, y dijo que esto ocurrirá hasta 2024.

Sobre la estrategia de fabricación nacional, que incluya la inversión del gobierno, Swan comenta que es necesario que las empresas compitan en igualdad de condiciones y lideren la próxima generación de tecnología innovadora. ¿A qué le suena esto si pensamos en Pemex y la CFE?

Por otro lado, está el tema del gasto de infraestructura inteligente que ayude a abordar las urgentes necesidades económicas y del cambio climático. Esto incluirá tecnología diseñada para hacer que las ciudades y los sistemas energéticos sean más inteligentes y eficientes. El despliegue generalizado de redes 5G avanzadas impulsará la eficiencia de las empresas en todas las industrias y permitirá una mayor innovación. Las actualizaciones de nuestra infraestructura no sólo deben manejar la tecnología de hoy, sino también estimular el desarrollo nacional de las tecnologías del mañana. Esto que comenta Swan debería estar ya, reitero, en la agenda económica de México.

Finalmente, sobre crear mano de obra capacitada para las tareas del futuro —para mí uno de los temas más importantes— Swan explica que ya deben estarse creando planes de estudio STEM para ayudar a alimentar el flujo de trabajo y hacer que la capacitación y las habilidades de la próxima generación sean más accesibles.

Mientras se trabaja para construir una mayor cartera de trabajadores de alta tecnología, las universidades y empresas deben seguir brindando oportunidades a personas inteligentes y trabajadoras de todo el mundo. Los nacionalismos y las posturas cerradas conllevan, desde mi punto de vista, a que no haya un desarrollo y aprendizaje de puntos de vista diferentes al que tenemos como nación. Dar la bienvenida al talento global, como explica Swan, es importante para los temas de transferencia tecnológica y, si no, tomemos el ejemplo de China, hoy potencia en desarrollo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here