¿La preocupación de los gigantes tecnológicos por el uso correcto de la Inteligencia Artificial es genuina?

Los gigantes tecnológicos quieren hacer ver que están teniendo especial cuidado al desarrollar Inteligencia Artificial (IA) para asegurar que ninguno de los algoritmos que se desarrollen sean utilizados de forma equivocada.

Sin embargo, los esfuerzos para mitigar las preocupaciones no han sido aceptados universalmente e incluso hay quienes ven estas preocupaciones por parte de los desarrolladores como falsas.

“AI ético” se ha convertido en una nueva frase de moda corporativa, golpeada en comités de revisión interna, títulos de trabajo de lujo, proyectos de investigación e iniciativas filantrópicas.

El objetivo de los movimientos es abordar las inquietudes sobre el sesgo racial y de género que surgen en el reconocimiento facial y otros sistemas de IA, así como abordar las inquietudes sobre la pérdida de puestos de trabajo debido a la tecnología y su uso por parte de la policía y el ejército.

Recientemente, Google había creado un comité externo para ayudar a guiar cómo se utiliza la IA, sin embargo, no tuvo la aceptación que se esperaba ni por el público general, ni por los trabajadores de Google ni incluso por algunos de los miembros seleccionados.

La iniciativa original de Google cayó en una tendencia de la industria tecnológica que Ben Wagner, investigador de IA, denomina “lavado de ética”, que describe como un esfuerzo superficial que es principalmente un espectáculo para el público o los legisladores.

“Es básicamente un intento de fingir que estás haciendo cosas éticas y utilizando la ética como una herramienta para llegar a un fin, como evitar la regulación”, dijo Wagner.

Por otro lado, Microsoft, que a menudo trata de posicionarse como un líder de la industria en temas de ética y privacidad, publicó sus principios sobre el desarrollo de la IA, un breve libro que discutía las implicaciones sociales de la tecnología y ha pedido cierta regulación gubernamental de las tecnologías de IA.

Sin importar las “buenas intenciones” que tengan los gigantes tecnológicos al crear  consejos de asesores externos, es claro que la regulación gubernamental es prioritaria para el correcto desarrollo de tecnologías avanzadas como la IA y así evitar el uso de las mismas con fines negativos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here