La digitalización juega un rol fundamental en la mitigación de los efectos de la pandemia en la región, pero no es suficiente

0
601

Si bien la digitalización de los países de América Latina mitiga los efectos que está dejando la crisis del Covid-19, la región todavía tiene que avanzar más en los no conectados y en la digitalización de los procesos productivos. Esta fue una de las conclusiones del debate virtual organizado por CAF, en el que participaron Mauricio Agudelo, experto en TIC de CAF, Raúl Katz, director del Business Strategy Research de Columbia Institute for Tele-information, Jorge Fernando Negrete, presidente de Digital Policy and Law Group, y Fernando Rojas, responsable del Observatorio Regional de Banda Ancha de la Cepal.

Según Rojas, América Latina tiene importantes problemas de desigualdad, entre las que se encuentran las diferencias en el acceso a las TIC. La pandemia “ha mostrado mayor la vulnerabilidad” de los segmentos más excluidos. Por ejemplo, a la fecha, más del 90 por ciento de los hogares de los dos quintiles más pobres no están conectados. Por eso considera que las políticas que se están adoptando en este contexto para la utilización de las TIC tienen impacto limitado por la exclusión digital que existe. En este caso, Rojas ve como positivo que “haya resurgido con más fuerza la importancia de masificar el acceso a las tecnologías”.

Para el ejecutivo de la Cepal, la región tiene que aprovechar esta situación para seguir promoviendo la inversión y la masificación de la digitalización e integrar las políticas digitales a otras políticas económicas, como por ejemplo avanzar en la digitalización de la producción.

Los países que avanzaron en regulación de competencia, destinaron más espectro y fomentaron las inversiones en fibra óptica son los que están más preparados para enfrentar los retos que plantea el confinamiento, consideró Jorge Fernando Negrete. También resaltó que los países que buscaron proteger el derecho fundamental a la conectividad son los que también avanzaron en mitigar el impacto de la crisis.

“Muchos países reivindicaron el concepto de estar siempre conectado como un servicio público, hay otros países que no tienen este concepto (…) y están en este momento de crisis solicitando la calidad de servicio como si fuera un servicio público, cuando antes no apoyaron con regulación o política pública esta conectividad”, agregó Negrete.

Por su parte, Mauricio Agudelo manifestó que las mejores medidas desde la política pública y regulatoria para potenciar la respuesta del ecosistema digital en esta crisis son la liberación de recursos de espectro, cómo pensar en liberar espectro en frecuencias no licenciadas en bandas altas, garantizar la continuidad y calidad del servicio, mejorar la fiscalidad como lo hizo Colombia (que redujo el IVA en el servicio móvil), y repensar la neutralidad de la red.

Algunas de estas ideas se encuentran en el informe “Las oportunidades de la Digitalización en América Latina frente al Covid-19”, que estas organizaciones presentaron de forma conjunta la semana pasada.

Sobre el estudio, Katz sostuvo que se buscó argumentar que aquellos países que estaban más avanzados en la digitalización son los más preparados para mitigar los impactos de la pandemia. Para explicarlo, el especialista tomó como referencia la pandemia del SARS, ocurrida en 2003, donde se confirmó lo importante que pueden ser las tecnologías digitales frente a estas crisis, en ese entonces en adopción de banda ancha.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here