La empresa ecuatoriana Kushki ya es un gigante tecnológico, tras conquistar mercado de capitales

56

El Universo

Kushki, una joven empresa financiera tecnológica (fintech) ecuatoriana, que en menos de cuatro años ha logrado expandirse a cinco mercados de Latinoamérica, conquistó a los financistas de Serie B, al obtener $ 86 millones de fondos de capital de crecimiento global, el pasado 1 de junio. Con esta inversión, la plataforma de pagos pasa a ser un gigante tecnológico con una valoración de $ 600 millones, la cifra más alta de la industria en una ronda serie B. La ronda fue liderada por fondos de capital de crecimiento global como Softbank, Kaszek Ventures, DILA Capital, y Magma Partners.

“Estamos contentos de que este logro haya nacido en Ecuador y demostrar que podemos crear tecnologías de primera y para el mundo. Tenemos muchas ganas de seguir creciendo y aspiramos a ser una empresa referente en la región”, dice Sebastián Castro quien, junto con Aron Schwarzkopf, es fundador de empresa.

De acuerdo con Castro, los recursos obtenidos servirán para que la empresa siga creciendo y, en este sentido, calculan triplicar el número de empleados, de 300 a 1.000. Solo en Ecuador se incrementarían 200 puestos para desarrolladores en 2021.

“Creemos que el talento latino tiene muchísimo potencial y nada que envidiar a otros países del mundo. Ya lo hemos comprobado en varios países de la región, y queremos seguir captando capital humano y entregando instancias de desarrollo profesional”, señala, por su parte, Aron Schwarzkopf.

Sobre el tema, Carlos Medeiros, socio de Softbank, uno de los inversionistas, declaró: “La visión a largo plazo de Kushki y su infraestructura tecnológica, coinciden con la visión de Softbank de reimaginar la Latinoamérica del futuro. Estamos impresionados con los logros y el acelerado crecimiento que han conseguido en un periodo tan corto de tiempo, y la forma en que grandes empresas están aprovechando su infraestructura en toda la región es impresionante”.

Al ser consultado qué es Kushki y cómo nació la idea, Castro recordó que Kushki nació luego de que junto con Aron hicieran una primera empresa en EE. UU. enfocada en tecnología financiera que fue exitosa y que fue comprada por un banco. Se enfocaron en Ecuador y vieron la oportunidad y la necesidad de digitalización de los pagos. Entonces aparece la idea de kushki, una palabra kichwa, que se usa de manera cotidiana para referirse al dinero. “Se nos hizo natural darle ese nombre, reconociendo su origen, pero también que es una palabra cotidiana”, dice Castro. Kushki hoy por hoy es una plataforma de servicios financieros para comercios, a través de la cual se logra que estos puedan realizar una serie de operaciones como pagos en línea, con tarjeta, transferencias digitales, a través de billeteras móviles, entre otros.

Kushki también se ha destacado por su modelo flexible de trabajo. Flexibilidad de horarios, días extra de vacaciones, media jornada los viernes y la entrega de computadores de alta gama a los miembros de su equipo, los cuales, luego de dos años de trabajar para la empresa, pasan a ser de propiedad del colaborador, son solo algunos de los beneficios con los que cuenta Kushki. La empresa también ofrece para su filial ecuatoriana clases gratuitas de yoga para ejercitar el cuerpo y la mente.

Castro reconoce que la pandemia ha potencializado los pagos en línea, pero considera que la cultura de lo digital se ha fortalecido y no cree que decaiga cuando ya se retome la normalidad en las actividades.