El Economista Rodrigo Riquelme

El diagnóstico sobre las tecnologías de la información del gobierno federal que dio a conocer el coordinador de la Estrategia Digital Nacional, Carlos Emiliano Calderón Mercado, corresponde más con una estrategia de contención de costos que con una política pública integral en materia de conectividad, coincidieron especialistas consultados por El Economista, como Jorge Bravo, para quien “lo presentado muestra que lo que se busca dentro de la oficina de la Presidencia es poder y no planeación y liderazgo”.

El viernes 31 de enero, Calderón Mercado, ofreció durante la conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador un recuento de los cambios que el gobierno ha realizado en materia de adquisición tecnológica; además de que adelantó algunos avances sobre lo que podría ser la Estrategia Digital Nacional (EDN) de la administración federal.

De acuerdo con el coordinador, la situación en la que la administración de López Obrador encontró las tecnologías utilizadas por administraciones pasadas “no fue muy buena”.

“Lo primero que encontramos fue un desorden administrativo”, dijo Calderón Mercado. El funcionario argumentó que dicho desorden implicaba que algunas partidas presupuestales ajenas al rubro fueran utilizadas para adquirir tecnología; además de que los proyectos de implementación de tecnología eran aprobados sin alguna verificación ni seguimiento.

Calderón aseguró que los ahorros generados en la actual administración por la nueva política de contratación ascienden a 10,799 millones de pesos o 26.7% menos que lo gastado en 2018. El funcionario mostró un listado de distintos proyectos de implementación de sistemas de tecnología que ha sido necesario renegociar o modificar completamente, como la migración de la base de datos de la Presidencia de la República o la renegociación del contrato del centro de datos del ISSSTE.

El coordinador advirtió que durante las administraciones del Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, el gobierno subcontrató muchos de los sistemas que son esenciales para su operación, lo que hizo que el desarrollo, la gestión y el almacenamiento de estos sistemas se encontrara en manos de terceros. Esto a su vez provocó que el nuevo gobierno “recibiera un cementerio de máquinas obsoletas y apagadas, pues los servicios sustantivos funcionaban con infraestructura privada”, en palabras de Calderón Mercado.

“Quieres poder y no planeación de costos”

Jorge Bravo, investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) dijo que lo presentado el viernes pasado no se trata de una política pública de conectividad y acceso a las Tecnologías de la Información sino un “diagnóstico del estado de las cuentas de la tecnología en algunas entidades de la administración pública federal”.

El académico aseguró que una estrategia digital no está directamente relacionada con las compras de tecnología del gobierno, sino que se trata de una política pública para trazar el camino de la digitalización del país. Advirtió que si bien el gobierno es una parte fundamental de ese camino -pues requiere datos y debe proveer servicios digitales-, la EDN tiene que consistir en un esfuerzo más integral.

“Si hay corrupción, si hay contratos mal realizados, si quiere cambiar esa política de contratación, pero eso no es una estrategia digital. No tienes que enfocarte en las compras, no tienes que ser un comprador, sino un visionario de un país que tiene que transformarse digitalmente para ser competitivo, para que la población tenga acceso a servicios y de eso no vi nada”, dijo Bravo.

Para el especialista, dado que el gobierno actual ha impulsado la austeridad como uno de los ejes de su estrategia -tanto el Plan como la Ley de Austeridad impulsados por el presidente López Obrador hablan sobre la moderación en las adquisiciones de tecnología-, la renegociación e incluso la rescisión de aquellos contratos de tecnología que no estén funcionando deben verse con buenos ojos.

Sin embargo, advirtió que ni siquiera en el rubro de adquisiciones de tecnología ha podido verse una propuesta de política pública por parte del gobierno federal. Bravo recordó que las atribuciones recién conferidas a la Coordinación de la Estrategia Digital Nacional por el presidente López Obrador, apenas en diciembre del 2019, se enfocan en las adquisiciones de tecnología del gobierno y en la capacidad de nombramiento de directores de Tecnología de las distintas dependencias.

“Quieres poder y no planeación y liderazgo. Además, tienes una Estrategia Digital Nacional cuyo primer anuncio no trató de cómo se va a conectar a México sino de cómo tomar represalia de quienes han hecho mal el trabajo. Todos esperamos que después de esto sí veas cómo vas a conectar al país”, dijo Bravo.

Estrategia de contención de costos

Para Salomón Padilla, vicepresidente de la Asociación de Telecomunicaciones Independientes de México (ATIM), lo presentado el viernes 31 de enero es más una estrategia de contención de costos y no la estrategia nacional digital en la que deben orientarse los esfuerzos de la administración de López Obrador.

“Veo una estrategia de contención de costos pero no veo una estrategia digital. No están diciendo hacia dónde queremos llegar como país. Están diciendo a dónde quieren llegar como gobierno, que es recortar costos, usar software abierto y darle independencia a cada entidad, pero nada más”, dijo Padilla en entrevista.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here