La expectativa que genera la actual consolidación del mercado de las telecomunicaciones en Colombia

63

360 Radio

Uno de los factores que está contribuyendo a la solidez del mercado de las telecomunicaciones en Colombia es la llegada de Wom, un operador moderno y disruptivo que ya empezó a invertir 1 millón de dólares en Colombia, esperando que muchos ciudadanos se porten a sus servicios.

El gran atractivo de Wom, además de sus fuertes campañas de marketing, se relaciona con sus precios bajos, accesibles y asequibles para la mayoría de personas.

Según un análisis, Colombia es el cuarto país de América Latina en donde contar con servicios de telefonía móvil es bastante costoso, al compararse con los ingresos per cápita de los usuarios, por esto, la llegada de Wom ayuda a que más personas puedan contar con estos servicios de forma económica, engrosando así la conectividad del país.

Otro elemento significativo es Telefónica, que en Colombia opera por medio de Movistar, pues adquirió recientemente a DirecTV, un activo que le permitirá desplegar aún más su tecnología 4G y que añade valor a la compañía en caso de que en el futuro quiera salir del mercado colombiano, pues es conocido que sus principales apuestas están en España, Alemania, Reino Unido y Brasil. Cabe mencionar que Movistar concentra la mayor cantidad de espectro en Colombia.

Ahora, el tercer y último componente que haría aún más fuerte el mercado de las telecomunicaciones en el país es la posibilidad de que Millicom se convierta en el accionista mayoritario de Tigo – Une, después de que el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, anunciara que venderá las acciones de esta compañía que hasta hoy le pertenecen a la ciudad, por medio de Epm, con el objetivo de no tener que capitalizar su participación y de que financiar la reactivación de Medellín con los recursos de esta transacción.

En este escenario, el principal interesado en adquirir las acciones sería Millicom, que cuenta con el 50 % de la participación y que, recientemente, vendió sus activos en África para concentrarse en América Latina. Aunque este proceso podría retrasarse por la situación de orden público que vive la ciudad, hasta por un período de dos años, según lo ha asegurado el mismo alcalde.

Así, de materializarse lo anteriormente expuesto, Colombia contaría con un mejor panorama a nivel de telecomunicaciones, ofreciendo beneficios a los usuarios de los distintos operadores, fortaleciendo la conectividad y aumentando el interés de las compañías en aportar cada vez más al país a través de sus servicios.