La fusión de Telefónica con Liberty Global en Reino Unido, ¿podría tener su capítulo latinoamericano?

Se espera que el joint venture entre Liberty y Telefónica en el Reino Unido realice una inversión conjunta de 10 mil millones de libras durante los próximos cinco años, estimando que generen sinergias valoradas en 6.2 mil millones de libras. Este movimiento ha hecho sonar a Liberty Latin America como posible aliado del operador español para sus operaciones regionales.

0
1058

Telefónica lanzó hoy un comunicado confirmando que realizará una joint venture con Liberty Global en el Reino Unido para crear un operador integrado de servicios fijos y móviles. A la vez, anunciaron una inversión conjunta de 10 mil millones de libras durante los próximos cinco años. Considera que la fusión cierre a mediados de 2021, ya que estará sujeta a las aprobaciones regulatorias.

Se espera que esta unión genere sinergias valoradas en 6.2 mil millones de libras, en términos de valor actual neto y excluyendo los costes de integración. Esto equivale a sinergias de costes, Capex e ingresos de 540 millones de libras anuales, a partir del quinto año tras el cierre de la operación.

Esta operación ha abierto especulaciones acerca de la posibilidad de que Telefónica esté pensando en Liberty Latin America (LiLAC) como su aliado para apoyar las operaciones de la compañía en la región. Y es que, desde el año pasado, Telefónica está buscando distintos modelos para hacer sostenible sus operaciones latinoamericanas.

Luego de desprenderse de varios negocios en Centroamérica, en noviembre pasado la compañía realizó una alianza con AT&T en México para usar su espectro. Días después, anunció el spin-off de sus unidades regionales, menos Brasil, con el objetivo de aglutinar todos los negocios latinoamericanos para la atracción de nuevos inversores.

A la vez, llama la atención que el negocio del Reino Unido no estaba dentro de las ventas previstas anunciadas en diciembre del año pasado por José María Álvarez Pallete, presidente de Telefónica.

Según publicó el medio colombiano, 360 Radio, el negocio inglés abriría una puerta para que el Estado colombiano venda la participación que tiene dentro de Telefónica, en especial si se tiene en cuenta que el país ha perdido una gran cantidad de dinero desde que es socio de la empresa española.

Hace ya unos años que LiLAC comenzó a interesarse por la expansión en la región. Hasta 2015, solo tenía presencia en Chile y Puerto Rico. Un año más tarde, con la compra de Cable & Wireless Communications, el operador se expandió a 15 mercados de la cuenca del Caribe, además de Panamá. En octubre de 2018, LiLAC completó la compra del 80 por ciento del operador costarricense Cabletica por 247 millones de dólares.

En octubre de 2019, adquirió AT&T Puerto Rico e Islas Vírgenes por mil 950 millones de dólares. El año pasado también adquirió el 12.5 por ciento ​​restante de United Telecommunication Services (UTS), la encargada de proporcionar servicios fijos y móviles en Curazao, Sint Maarten, San Martín, Bonaire, San Bartolomé, San Eustaquio y Saba. Además, anunció planes de desarrollo adicionales para sus operaciones en Chile, los cuales incluyen agregar o actualizar la conectividad de banda ancha en un total de aproximadamente 200 mil hogares.

A finales de enero había surgido en rumor de que Telefónica estaría buscando mantener una participación minoritaria en las operaciones sin abandonar la región, y vender el resto de los activos a operadores consolidados. Liberty y Millicom sonaban como los principales candidatos, al ser empresas de telecomunicaciones en expansión a nivel regional, que no encontrarían impedimentos regulatorios y de competencia para operar en la mayoría de los países donde la española quiere vender. Pero la caída de la venta de Telefónica Costa Rica, luego de que Millicom rescindiera el contrato, habría dejado a la casa matriz de Tigo fuera de carrera.

La caída de esta venta podría ser una oportunidad para que Liberty desembarque en el país centroamericano. Mientras la compañía española demanda a la filial de Tigo por no cumplir su compromiso para la compra, podría comenzar a buscar nuevos interesados, ya que la venta de esa filial, al igual que las de Panamá, El Salvador, Nicaragua y Guatemala, tenían por objetivo reducir su deuda.

De todas formas, también hay que tener en cuenta que el actual contexto de crisis sanitaria por la expansión del Covid-19 podría paralizar cualquier tipo de operación regional.

La fusión en el Reino Unido

Luego de los rumores que circularon durante el fin de semana, Telefónica debió salir a confirmar el lunes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la existencia de negociaciones con la empresa de telecomunicaciones americana, Liberty Global, para integrar sus negocios en el Reino Unido.

Ahora, a través de un comunicado, Telefónica dio más precisiones de la alianza. A través de una joint venture, participada al 50 por ciento por ambas compañías, unirá a Virgin Media, propietaria de la red de banda ancha más rápida del Reino Unido, y a O2, la mayor plataforma móvil del país. A la vez, anunciaron una inversión conjunta de 10 mil millones de libras durante los próximos cinco años.

La combinación de ambas compañías dará lugar a un proveedor integrado de servicios fijos y móviles más fuerte en el mercado británico, que impulsará la expansión de la red de alta velocidad de Virgin Media y el despliegue de red 5G de O2, en beneficio de clientes, empresas privadas y el sector público, explicó la firma.  Además, esperan sinergias sustanciales de aproximadamente 6.2 mil millones de libras.

“Estamos creando un competidor fuerte, con una escala significativa y con fuerza financiera para invertir en infraestructuras digitales en Reino Unido, ofrecer más opciones y aportar un mayor valor a millones de consumidores, empresas y clientes del sector público. Hoy se crea un operador líder convergente en Reino Unido, lo que es motivo de orgullo para ambos socios”, sostuvo Álvarez-Pallete.

Se espera el cierre de la operación hacia mediados de 2021, que estará sujeta a las correspondientes aprobaciones regulatorias, a la ejecución de las mencionadas recapitalizaciones, así como a otras condiciones de cierre habituales en este tipo de operaciones. Antes del cierre de la operación, se prevén una serie de recapitalizaciones financieras de forma que la JV sitúe su ratio de apalancamiento neto en 5,0x, es decir, en aproximadamente 18 mil millones de libras de deuda a largo plazo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here