¿La industria aeronáutica podría despedirse de los combustibles fósiles?

304

Es bien sabido que viajar en avión es una de las actividades que producen mayor dióxido de carbono, especialmente los viajes transatlánticos. De acuerdo con un reporte de la BBC, un pasajero promedio emite 285 gramos de dióxido de carbono (CO2) por kilómetro.

Es por eso que la industria aeronáutica (líneas aéreas y aeropuertos) ha estado buscando formas de reducir su huella de carbono, como la venta de tickets con una tarifa extra para compensar la producción de carbono, y proyectos de plantación de árboles o parques eólicos.

Sin embargo, según lo publicado por la revista Nature Communications, un equipo de investigación de la Universidad de Oxford en el Reino Unido está trabajando en una solución más drástica para llevar a la industria a la huella cero, buscando convertir el dióxido de carbono en combustible para aviones.

En el protocolo de investigación, el equipo informó que se emplearon catalizadores novedosos y económicos a base de hierro-manganesio-potasio (Fe-Mn-K) por el llamado Método de Combustión Orgánica, y el catalizador muestra una conversión de dióxido de carbono por hidrogenación a hidrocarburos en el rango de combustible para vehículos de aviación, del 38.2 por ciento.

La reacción de conversión también produce olefinas ligeras, etileno, propileno y butenos, que son materias primas importantes para la industria petroquímica y que actualmente sólo se obtienen a partir del petróleo crudo fósil.

Como este dióxido de carbono se extrae del aire y se vuelve a emitir de los combustibles de los aviones cuando se quema en vuelo, el efecto general es un combustible neutro en carbono.

De acuerdo con Tiancun Xiao, investigador senior de la Universidad de Oxford, el nuevo combustible tiene la oportunidad de competir contra otras alternativas que producen CO2, y agregó que se encuentra en conversaciones para crear asociaciones con miembros de la industria aeronáutica.