La inversión en telecomunicaciones en México

2
1376

En los últimos años, el sector de las telecomunicaciones ha vivido una transformación importante. Tal cambio se debe indudablemente al avance tecnológico de las telecomunicaciones, así como a los servicios asociados al sector que hoy forman parte de nuestras vidas diarias.

Tanto para la industria como para la sociedad en general, en México y en el mundo, el avance tecnológico y las aplicaciones nos van haciendo cada día más dependientes de estos servicios.

Es así como las telecomunicaciones, conjuntamente con el software, tienen una gran influencia en varios aspectos de nuestra actividad diaria: desde el comercio minorista (Amazon) hasta los servicios de streaming de video (Netflix) y de música (Spotify) o los servicios de taxi (Uber).

Lo anterior cobra mayor relevancia en función de la contribución que tienen las telecomunicaciones dentro de cualquier economía. Existen varios análisis al respecto; uno de ellos señala que por cada diez puntos porcentuales de incremento en penetración de banda ancha, ocurre un crecimiento adicional del producto interno bruto (PIB) de 1.21 por ciento.(1) En este sentido, la participación de las telecomunicaciones en el PIB no es despreciable. Para el caso mexicano, tal contribución ha representado más de 2 por ciento en los últimos años, 2.9 por ciento para 2016 y 2017.(2)

Lo anterior implica que, a mayor crecimiento del sector, mayor contribución al PIB y, al mismo tiempo, mayor crecimiento del PIB, para lo cual las inversiones realizadas en el sector juegan un papel importante para generar este círculo virtuoso. Más aún, para sostener los servicios innovadores mencionados anteriormente, se requiere más y más infraestructura que pueda soportar el creciente tráfico, para lo cual las inversiones en el sector son de vital importancia.

La inversión privada en telecomunicaciones fijas y móviles representó 61.5 mil millones de pesos en 2017, un decremento de 27.7 por ciento respecto al año previo, de acuerdo con datos de Instituto Federal de Telecomunicaciones(IFT).(2) Por inversión privada deberá entenderse “la suma de la inversión en infraestructura en pesos corrientes realizada por cada uno de los operadores de servicios de telecomunicaciones”.

El cuarto informe trimestral 2018 del IFT(3) manifiesta una inversión anual de 55.2 mil millones de pesos para 2018, 10.1 por ciento menos que en 2017, cuando la inversión en telecomunicaciones fijas representó 68.1 por ciento del total de las inversiones del sector, mientras que el proyecto de la Red Compartida contribuyó con 11.7 por ciento del total.

Lo expresado en los dos párrafos anteriores pone de manifiesto una fuerte caída de las inversiones de 2016 (85.1 mil millones de pesos) a 2018 (55.2 mil millones de pesos) de 35.1 por ciento. Mucho de esta baja en inversiones tiene que ver con la resolución de febrero de 2017 del IFT, la cual se ordena la separación funcional de Telmex y Telnor, inhibiendo sus inversiones en función de esta medida. 

La caída de la inversión es aún más grave en función de que es justamente a comienzos de 2017 cuando el proyecto de la Red Compartida inicia el despliegue de infraestructura, con una cifra oficial de inversión durante la vida del proyecto de 7 mil millones de dólares. Es decir, que aún con este nuevo proyecto de cuantiosas inversiones, no fue suficiente para compensar la reducción de inversión del Agente Económico Preponderante (AEP), ni del resto de los operadores de telecomunicaciones en el mercado mexicano.

Es muy factible que la tendencia manifestada en los dos años previos en materia de inversión continué durante este año, en función de que no se ven todavía grandes inversiones en el horizonte, como lo podría ser, por ejemplo, el despliegue de redes 5G por parte de los operadores móviles.

Para 2020, la situación podría empeorar en función de varios factores, entre ellos, la sugerencia de Elliot Management hacia AT&T de salir del mercado mexicano de telecomunicaciones, lo cual produce incertidumbre, además de que reduce inversiones. Es posible que si este anuncio se llevara a cabo, el nuevo operador que compre los activos de AT&T en México decida invertir más de lo que venía invirtiendo AT&T; no obstante, sin saber la decisión que tome el operador norteamericano, todo es especulación, y en el transcurso del tiempo, tanto los usuarios, proveedores e inversión estarán pasmados.

Un entorno muy similar acontece dentro de Telefónica con una baja en ingresos a nivel mundial y con una situación complicada en el mercado mexicano. El periódico El Economista de España señaló a finales de septiembre de 2018, la intención de Telefónica de desinvertir de manera parcial o total en sus filiales en Centroamérica y México. Lo anterior, con el objeto de reducir su deuda de forma acelerada. Situación que, aún cuando no se ha concretado, produce incertidumbre y limita los planes de Telefónica en México.

Aunado a lo anterior, habrá que considerar que en el entorno internacional la guerra comercial entre China y Estados Unidos ha producido inquietud en los mercados que ha repercutido en la toma de decisiones de los agentes económicos de todo el mundo, lo cual al final tiene un impacto adverso en cuanto a inversión.

No obstante, no todo es negativo dentro del mercado. Proyectos como CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos deberían representar inversiones importantes, es por eso que el gobierno Federal debería ajustar la cifra de inversión anunciada a principios de octubre, ya que lo anunciado en materia de inversión es muy bajo (1,095 millones de pesos o 54 millones de dólares al tipo de cambio de 20 pesos por dólar).

También la inversión para el mercado de telecomunicaciones podría reactivarse con la autorización de parte del regulador en permitirle a Teléfonos de México ofrecer servicios convergentes, es decir, incluir dentro de su portafolio de productos el servicio de televisión de paga.

El despliegue de las redes 5G sería otro aspecto que reactivaría la inversión, así como la introducción de más y mejores servicios móviles. No obstante, la situación mencionada anteriormente sobre AT&T y Telefónica hacen un tanto complicado ser contundentes sobre la inversión en esta materia.

Para concluir, es importante señalar que las telecomunicaciones son un motor de desarrollo económico y que los servicios y aplicaciones derivados de ellas son indispensables en nuestra vida diaria, para ello es importante la inversión. Por lo cual, es tarea del IFT flexibilizar la regulación, de tal manera que el mercado en su conjunto se reactive, muy particularmente la inversión. Las medidas iniciales tomadas por el IFT propiciaron mejores precios y mayor competencia en el mercado, no obstante, la caída de las inversiones en los últimos dos años es una señal de que deben tomarse medidas urgentes que reactiven el insumo principal de las telecomunicaciones.

La subasta de frecuencias para servicios 5G es un punto importante que deberá definir a la brevedad el regulador. Tener establecidas las bandas de frecuencias y los tiempos de la subasta podría despejar las dudas sobre las intenciones tanto de AT&T como de Telefónica dentro del mercado mexicano y, al mismo tiempo, saber qué se espera en materia de inversión de estos dos importantes jugadores móviles.

1. https://www.itu.int/ITU-D/treg/broadband/ITU-BB-Reports_Impact-of-Broadband-on-the-Economy.pdf

2. http://www.ift.org.mx/sites/default/files/contenidogeneral/estadisticas/anuarioacc.pdf

3. http://www.ift.org.mx/sites/default/files/contenidogeneral/estadisticas/4ite2018010719acc.pdf

2 COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here