La mayoría de la población británica no sabe qué es la basura electrónica

El 72% de la población del Reino Unido desconoce qué es la basura electrónica, por lo que giffgaff, el operador virtual británico de Telefónica, lanzó una campaña para promover el reciclaje de los dispositivos viejos.

286

Una investigación de YouGov comisionada por giffgaff reveló que el 72 por ciento de la población del Reino Unido no tiene idea de qué es la basura electrónica y el 68 por ciento considera que el gobierno debería hacer más para crear conciencia sobre ella a nivel nacional.

YouGov encuestó a 2 mil adultos en todo el Reino Unido para conocer las opiniones de la población sobre los desechos electrónicos, su supuesto vínculo emocional y actitud hacia el reciclaje de sus dispositivos antiguos, y en quién recae la responsabilidad de llamar la atención sobre los crecientes problemas que enfrenta el territorio.

El Reino Unido es uno de los peores infractores en lo que respecta a la basura electrónica: en 2019 generó la segunda mayor cantidad de desechos electrónicos per cápita a nivel mundial.

El 67 por ciento de los encuestados admitió tener uno o más teléfonos móviles viejos en su casa y el 38 por ciento dijo que le resulta difícil donar sus teléfonos viejos. Al preguntarles por qué no reciclan sus dispositivos viejos, el 35 por ciento respondió que no sabía dónde reciclarlos o intercambiarlos. Mientras que el 70 por ciento declaró que les gustaría reciclar o intercambiar su dispositivo porque es mejor para el entorno.

Te recomendamos: Asia fue el continente que más generó basura electrónica en 2019

Y cuando se les preguntó por qué se aferran a sus teléfonos antiguos, el 32 por ciento contestó que quiere conservarlo para emergencias o bien tener un dispositivo de respaldo, mientras que el 28 por ciento  declaró que no sabía qué hacer con él. 

Mientras que el 22 por ciento dijo que tenía información personal, como detalles de viajes anteriores o solicitudes de visa, por lo que era menos probable que quisieran deshacerse de él, mientras que el 12 por ciento explicó que no lo hacía por estar emocionalmente apegado a su teléfono anterior. Aunque el 47 por ciento aceptó que lo haría para liberar espacio y el 59 por ciento preferiría canjearlo a cambio de una compensación económica.

Además, el 67 por ciento dijo que si los motivaran, sería más probable que intercambiaran su teléfono antiguo. Y el 61 por ciento piensa que el gobierno podría simplificar el desecho de teléfonos al recolectarlos como recolectan otros productos desechables. Sin embargo, la mayoría señaló que no creía que debería ser obligatorio reciclar dispositivos viejos y el 32 por ciento piensa que los jóvenes de la Generación Z son responsables de producir la mayor cantidad de desechos electrónicos en el Reino Unido. 

El estudio fue encargado por giffgaff, el operador móvil virtual (OMV) británico de Telefónica, que recientemente lanzó la campaña “Una llamada urgente”, cuyo objetivo fue hacer que los teléfonos viejos vuelvan a estar en circulación, ya sea mediante el reciclado de sus piezas o el reacondicionamiento para tener una segunda oportunidad de vida.