La mayoría de los adolescentes cree que usar redes sociales es bueno para ellos

728

Actualmente, el uso de las redes sociales es casi universal entre los adolescentes.

Un reciente informe del Pew Research Center muestra que una gran mayoría de los adolescentes creen que usar las redes sociales es bueno para ellos.

Aunque algunos adolescentes dicen que se sienten abrumados por el drama en las redes sociales y la presión para construir sólo imágenes positivas de sí mismos, al mismo tiempo atribuyen a estas plataformas en línea varios resultados positivos, incluido el fortalecimiento de amistades, exponiéndolos a diferentes puntos de vista y ayudando a las personas de su edad a apoyar las causas que les interesan.

En el informe, 743 adolescentes fueron encuestados en Estados Unidos sobre los beneficios y aspectos negativos del uso de las redes sociales.

Aproximadamente, ocho de cada diez adolescentes de 13 a 17 años (81%) dicen que las redes sociales los hacen sentir más conectados con lo que está pasando en la vida de sus amigos, mientras que alrededor de dos tercios dicen que estas plataformas los hacen sentir como si tuvieran personas que los apoyará a través de tiempos difíciles.

Los adolescentes tienden a asociar su uso de las redes sociales con emociones positivas en lugar de negativas, como sentirse incluido en lugar de excluido (71% frente a 25%) o sentirse confiado en lugar de inseguro (69% frente a 26%).

El 71 por ciento dijo que les ayuda a mostrar su lado creativo.

El 69 por ciento dijo que les ayuda a hacer amigos y con un grupo de personas más diverso.

El 68 por ciento siente que tiene personas que los apoyan en tiempos difíciles.

Sin embargo, 45 por ciento de los adolescentes dijo sentirse abrumados por el drama en las redes sociales, y 13 por ciento dijo que se sienten así “mucho”.

La interacción cara a cara y la comunicación son cada vez menos preferidas por los adolescentes, de acuerdo con una encuesta de Common Sense Media entre los jóvenes de 13 a 17 años.

Los adolescentes dicen que son conscientes del impacto inhibidor de las redes sociales en la comunicación en persona y, sin embargo, la mayoría dice que casi nunca o nunca guardan sus dispositivos cuando salen con amigos.