La nube de Amazon albergará los archivos secretos del espionaje británico

Los datos de las agencias implicadas se mantendrán en el Reino Unido

116

El País-Patricia Tubella

El espionaje británico ha abrazado de lleno la era digital con la contratación de un servicio de almacenamiento de alta seguridad en la nube para alojar el material clasificado de sus agencias y al tiempo impulsar el uso de la inteligencia artificial (IA) en el análisis de datos. A pesar del feroz nacionalismo que se esgrime en tiempos del Brexit, el servicio destinado a alojar los secretos mejor guardados del Reino Unido lo procurará la compañía estadounidense Amazon, según ha revelado el Financial Times.

El diario británico informa en su edición de este lunes del contrato suscrito por los responsables de inteligencia con Amazon Web Services (AWS, el brazo de computación en la nube de Amazon) para proveerse de un servicio que será utilizado por los organismos hermanos MI5 (espionaje doméstico) y MI6 (exterior), además de otros departamentos gubernamentales, como el Ministerio de Defensa, durante operaciones conjuntas.

El impulsor del acuerdo ha sido el organismo de inteligencia de señales, conocido por sus siglas GCHQ, cuyo director, Jeremy Fleming, considera la inteligencia artificial una herramienta fundamental para la transformación de las agencias de espionaje y el refuerzo de la seguridad nacional. El GCHQ lleva años utilizando las formas básicas de esta tecnología, por ejemplo, para tareas de traducción, pero sus planes pasan por potenciar al máximo su uso. La IA, por ejemplo, ya se ha revelado esencial para que el GCHQ descubriera patrones en grandes cantidades de datos globales y de ese modo contrarrestar la desinformación hostil.

El sistema en la nube de Amazon permitirá al espionaje británico alojar información secreta de forma segura, que sus agentes compartan datos de manera más fluida y la exploración de aplicaciones especializadas. Tanto AWS como su cliente británico han declinado comentar el contrato suscrito, del que el Financial Times asegura que se firmó este año y que, según estimaciones de la industria, podría tener un coste de entre 500 y 1.000 millones de libras (entre 595 y 1.190 millones de euros) durante la próxima década. Sí se ha subrayado que los datos de las agencias implicadas se mantendrán en el Reino Unido y que Amazon no tendrá acceso a la información guardada en la nube.