La pandemia por Covid-19 ha acelerado la tendencia de trabajo remoto en América Latina y a nivel global. Tanto gobiernos como empresas han tenido que adaptar herramientas de colaboración web y video, las cuales se seguirán utilizando en la “nueva normalidad”.

“Fuimos empujados de la noche a la mañana a un modelo de trabajo en línea, sufrimos una acelerada transformación digital para la que nadie estaba lo suficientemente preparado para implementarla”, dijo Eduardo Rojas Vera, director General de Informática y Telecom del Senado de México, durante un evento virtual de Frost & Sullivan y Cisco.

Para continuar el trabajo en el pleno, indicó que usaron Webex como solución de video. “Para la sesión más importante que en estos momentos sucede en el Congreso de la Unión, que es la sesión de la Comisión Permanente, se ha implementado un modelo híbrido”, ya que era necesaria la presencia física de ciertas personas, la cual se complementa con video, explicó Rojas Vera.

“El Senado de México pasó de tener cero sesiones formales por videoconferencias en febrero de 2020 a mil 500 sesiones en tres meses de pandemia”, subrayó.

Recomendado: México – Plataforma de Cisco para Covid-19 ya se utiliza diariamente en el INER

Por su parte, Mario de la Cruz, director Senior de Relaciones con Gobierno de Cisco, indicó que el reto comenzó desde que 2 mil 700 millones de personas, es decir, un cuarto de la población mundial, tenían que trabajar, estudiar, entretenerse y comunicarse desde su casa. 

Afirmó que fue una adopción forzada y acelerada, pero que le ha demostrado a las organizaciones que sí funciona.

“Lo que vemos hacia adelante es un esquema mixto, un esquema híbrido, donde se tendrán que hacer cambios técnicos y legales”, señaló Mario de la Cruz.

De acuerdo con Frost & Sullivan, en 2019, sólo el 45 por ciento de los empleados en Colombia dijo que podría trabajar remotamente, en Argentina la cifra fue de 44 por ciento y en México de 39 por ciento. Mientras que Chile (31%), Brasil (22%) y Perú (21%) registraron cifras mucho más bajas.

La migración acelerada de equipos enteros a trabajar en línea ha presentado ciertos retos: encontrar las herramientas correctas, la productividad del empleado, las posibles fallas de infraestructura y resolver las vulnerabilidades a ciberamenazas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here