El Economista Nicolás Lucas

El canal La Octava 8.1 digital de la Ciudad de México se aproxima a sus primeros 90 días de transmisión como la propuesta más reciente para este que es el mercado de mayor relevancia de América Latina en televisión abierta por su oferta de canales, señales originadas, número de televidentes y empresas de radiodifusión en competencia, de ahí que las televisoras evalúen todavía en menor tiempo el grado de éxito de sus objetivos trazados aquí.

La Octava, en casi 90 días al aire, ha conseguido atraer público en prácticamente todos los horarios y que por volumen supera la audiencia generada por MVS-TV del grupo MVS Comunicaciones, hasta el 31 de octubre de 2019 el canal más joven de la capital mexicana en televisión comercial, pues fue cuando la señal XHFAMX-TDT 8.1 del empresario Francisco Aguirre comenzó a transmitir sobre la CDMX y continúa creciendo su cobertura hasta regiones de Hidalgo y Estado de México donde tiene permitido arribar.

En noviembre de 2019, la señal de La Octava era vista por 9,293 personas únicas, tenía un share de 0.07% y su rating era de apenas 0.008 puntos en un territorio geográfico de una población considerada de 8.1 millones habitantes. Un mes después, su alcance se incrementó a 19,251 personas; a 0.015 puntos de rating y obtuvo entonces un share de 0.14 por ciento.

MVS-TV, en contraste, tuvo su mejor pico en las 13,276 personas únicas alcanzadas, en tanto que su cuota de share para diciembre pasado fue de 0.07% y su rating, de 0.008 puntos, de acuerdo con mediciones de la firma INRA.

En el horario nocturno, considerado como el estelar para el negocio de la televisión, La Octava tuvo horas con picos de audiencia de 10,000, 13,200, 6,700 televidentes captados, esto en números redondos; en tanto que MVS-TV consiguió atrapar a 4,646 televidentes en el mejor de todos sus horarios de diciembre, a las 21:00 horas.

Las propuestas, en lo general, de MVS-TV y de La Octava varían, dado que el canal del grupo MVS Comunicaciones se ha enfocado en una parrilla de entretenimiento y noticias, con poco contenido generado por la misma empresa, mientras que La Octava del radiodifusor Francisco Aguirre Gómez ha mostrado en sus primeras fechas una programación noticiosa y de análisis político generada por la compañía.

La coincidencia de ambos canales radica en que pertenecen a empresarios de larga data en el negocio de la radio y que durante 50 años habían intentado ingresar a la televisión abierta de la capital mexicana por distintas vías. Como recordatorio, MVS-TV se mira a través del canal multiplexado 6.4 que es rentado por MVS Comunicaciones al grupo Multimedios, propietario de la concesión del canal 6; mientras que La Octava es resultado de la concesión que Aguirre Gómez compitió, ganó y pagó en 425 millones de pesos en 2017.

Ambas propuestas también destacan en que su programación no parece una alternativa distinta a lo que ya ofrecen otros conceptos, de ahí que sus cifras se muevan poco en las mediciones de las casas de análisis de audiencias.

Como ejemplo, en más de un año de transmisiones, MVS-TV divulga contenidos similares a los de sus competidores, presenta contenidos de Internet o que fueron realizados para públicos de otros mercados, entretanto, La Octava abusa con la repetición de sus programas y es complicado hallar contenido en vivo al momento de encender el televisor, además de que intenta lanzar formatos de radio o con conductores de las estaciones de Grupo Radio Centro, donde Francisco Aguirre es el presidente del consejo de administración.

Todo eso demuestra que la apertura de más canales de espectro radioeléctrico para televisión ha funcionado para crear nuevos canales, pero todavía no para formar o retener y crecer audiencias ante los medios digitales; incluso ante los medios públicos que sí crecen y diversifican en nichos, pues cinco de esos medios: TV UNAM, Canal 22, Canal Catorce, TV Mexiquense y sobre todo Canal Once superan, al menos en volumen de televidentes, share y rating, a La Octava y MVS-TV juntos pese a tener recortes de presupuesto.

En otro dato a considerar de la información de INRA, durante diciembre de 2019, el medio público Canal Once tuvo casi 30,000 televidentes únicos más que Multimedios canal 6.1 digital: 233,651 contra 206,436 personas alcanzadas. Multimedios y Canal Once ha hecho negocios juntos en la CDMX: aquí el canal público oferta un espacio en su torre para la antena del canal 6 comercial por 1.6 millones de pesos anuales.

“No encuentro aún ningún atractivo que me haga permanecer en el canal La Octava… Julio Astillero, su estrella, es insuficiente. ¿Dónde está el entretenimiento? ¿Qué otro le ofrecen a la audiencia? De momento, parece que no tienen idea de una propuesta congruente para su canal y si nota un tono oficialista. Y si lo vemos desde otra perspectiva, me parece qué hay una pésima planeación para el otorgamiento de concesiones por parte del Instituto Federal de Telecomunicaciones”, dijo Claudia Benassini, especialista en contenidos y radiodifusión de la Universidad La Salle.

Cuando la licitación nacional IFT-4 para crear nuevas estaciones AM/FM por todo México, observadores del sector y organizaciones civiles plantearon al regulador IFT que las concesiones de espectro para nuevos canales de radio y posteriormente de televisión, se entregaran a interesados con propuestas definidas de contenido o que se establecieran criterios que derivaran en creación de valor y empoderamiento de las audiencias, por lo que solicitaron que no se entregaran esas concesiones con base solamente en una contraprestación económica.

“El problema es que la competencia en TV llegó cuando la televisión abierta ya no es lo importante y central que era”, platicó Jorge Bravo, presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi) y eso se ve reflejado en los números de propuestas como las de MVS-TV y La Octava.

“Es posible que ambos canales no sean conocidos por la audiencia en la Ciudad de México. Por ejemplo, sintonicé el televisor para localizarlos y no me aparecen en la guía de programación. No se pueden ver en la televisión y por eso tienen tan pocos hogares sintonizándolos. Necesitarían hacer junto con el IFT una campaña de re-sintonización de las televisiones. Por si fuera poco, están en el mercado más competido y con mayor oferta de señales de televisión que es la CDMX. Enfrentan una situación adversa y requieren mucha publicidad para que ambos canales empiecen a ser conocidos”.

El canal 8.1 digital La Octava es la doceava señal de televisión abierta comercial con mayor audiencia en la Ciudad de México y supera en volumen de audiencia, así fue en diciembre de 2019, a los canales MVS-TV, Excélsior TV y CV Shopping de Imagen TV y Teleritmo de Multimedios.

El horario en particular con mayor audiencia de La Octava está a las 21:00 horas, con 13,276 televidentes; seguidamente es de las 20:00 horas, con 9,957 personas netas alcanzadas. Uno de estos horarios era ocupado por el periodista Vicente Serrano, que renunció al canal en la noche de este miércoles, acusando un intento de censura. Anteriormente, el periodista Julio Astillero también dejó su posición de las 22:00 horas en esa señal, por un tema de ausencia de recursos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here