La OTAN evalúa los desafíos de seguridad de Huawei y analiza las acusaciones que recaen sobre el proveedor

441

El Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, informó que los 29 aliados están preocupados por los posibles desafíos de seguridad de trabajar con Huawei en la infraestructura de comunicaciones 5G, por lo que la alianza evalúa la manera como responder y enfrentar dichas preocupaciones.

Los aliados “continuarán consultando, evaluando y analizando si la OTAN tiene un papel que desempeñar”, dijo Stoltenberg, aunque se negó a especular sobre lo que podría hacer.

Después de estos comentarios, la compañía emitió una declaración que argumenta que “no hay evidencia de que Huawei represente una amenaza para la ciberseguridad”, por lo que está “abierta al diálogo con cualquiera que tenga una preocupación legítima sobre ciberseguridad”.

Estos comentarios se produjeron un día después de que el general estadounidense, Curtis Scaparrotti, comandante supremo aliado de la OTAN en Europa, anunció que la alianza podría interrumpir comunicaciones con sus homólogos alemanes si deciden colaborar con Huawei en el desarrollo de 5G.

“Si también está dentro de sus comunicaciones de defensa, entonces no nos comunicaremos con ellos” a través de esos sistemas, y para los militares eso sería un problema”, dijo el general de la OTAN. En respuesta, Stoltenberg dijo que los aliados se están “asesorando de cerca sobre este tema, incluso sobre los aspectos de seguridad de las inversiones en redes 5G”.

Stoltenberg reconoció que China es una potencia creciente, una economía fuerte, por lo que son muy conscientes tanto del potencial para trabajar con China como de los desafíos relacionados, por ejemplo, con la infraestructura crítica y las tecnologías avanzadas.