¿La red 5G realmente puede afectar la salud y al medio ambiente?

0
644

Animal Político Samedi Aguirre

La desinformación que surgió sobre la supuesta relación entre la Red 5G y el coronavirus COVID-19 — que por cierto, ya fue desacreditada por la Organización Mundial de la Salud— dio pie a muchas preguntas sobre esta nueva generación de telefonía móvil. ¿Qué es la Red 5G? ¿Podría afectar la salud del ser humano? ¿Es perjudicial para el medio ambiente? Expertos no cuentan: 

¿Qué es la Red 5G? 

El Maestro Javier Juárez Mojica, Comisionado del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), dijo a Animal Político que “no es otra cosa que la nueva generación de comunicaciones móviles”. 

Esta red permitirá que más dispositivos puedan estar conectados en un área determinada. “Se dice que una zona densamente poblada de un kilómetro podría haber hasta un millón de equipos conectados de manera simultánea”, señaló. 

Esta red no sólo es para teléfonos celulares o computadoras. Se puede conectar un sinfín de dispositivos como los sensores de estacionamientos, robots, sensores de agricultura inteligente, e incluso los semáforos. Otra de sus características es que el tiempo que tarda en llegar la señal de un punto a otro (latencia) se reducirá de 100 a un milisegundo. 

El comisionado Juárez Mojica señala que esta característica es de suma importancia para aplicaciones en vehículos, cirugías a distancia y otras actividades que se apoyan de la tecnología y que necesitan una rápida capacidad de reacción.

El doctor Víctor Rangel Licea, coordinador del Departamento de Telecomunicaciones de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, señaló que la Red 5G “va a robustecer las conexiones del internet de las cosas”. Pues este tráfico de datos “podría pasar muy bien por las redes 5G de gran capacidad de transmisión de datos con muy baja latencia”. 

¿Cómo funciona? 

El comisionado de la IFT señala que es similar a cómo funcionan las tecnologías de telecomunicaciones actuales. Se tienen antenas y dispositivos terminales que se conectan a una radiobase.

Rangel Licea detalló que la comunicación entre las antenas y los dispositivos funciona gracias al envío de señales de radiofrecuencia (RF). “Mientras más grande sea el ancho de banda más datos se podrán enviar”, señaló.

De acuerdo con la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) “los campos de RF no pueden producir ionización o radioactividad en el cuerpo, por lo que se clasifican como radiaciones no ionizantes”.

El especialista de la UNAM dice que actualmente los sistemas de comunicación 4G utilizan canales de 5, 10 y 15 megahertz. La Red 5G va a requerir anchos de banda de 400 a 800 megahertz en banda milimétricas para funcionar de manera óptima.

Rangel Licea explica que hay tres bandas del espectro radioeléctrico esenciales: las bandas bajas menores a 1 gigahertz, para tener una amplia cobertura; la banda medio de entre 1 gigahertz y 6, para una buena combinación entre capacidad y cobertura; y la banda alta o milimétrica que se está considerando de 26 a 28 gigas para la transmisión de datos ultra alta.

¿Quién regula exposición a la radiación emitida?

La Comisión Internacional sobre Protección contra Radiaciones no Ionizantes (ICNIRP por sus siglas en inglés), es una organización no gubernamental. Es reconocida por la OMS y su función es fomentar la protección contra la radiación no ionizante (RNI) en beneficio de las personas y del medio ambiente.

Sus directrices incluyen revisiones a aplicaciones como tecnologías 5G, WiFi, Bluetooth, teléfonos móviles y estaciones base. El doctor Víctor Rangel Licea reitera que de acuerdo con la ICNIRP “el campo electromagnético que producen los sistemas 5G no llegan a ser dañinas para la salud, porque no llegan a modificar el ADN o a causar daño celular”. 

Al respecto, Juarez Mujica señaló que en México, el IFT publicó el 25 de febrero los “Límites de exposición máxima para seres humanos a radiaciones electromagnéticas de radiofrecuencia no ionizantes”, en la disposición 007. 

Este documento incluye los límites a exposiciones de radio y televisión, y se basó  en los límites propuestos por la Unión Internacional de Telecomunicaciones, que a su vez consideran las recomendaciones de la ICNIRP. “México está conforme a la experiencia y mejores prácticas internacionales”, señaló. 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here