Andina-Miguel De la Vega

Las compañías que no asuman un compromiso serio para implementar este proceso en sus organizaciones no se conectarán con sus clientes y correrán el riesgo de ser desplazadas por sus competidores o salir del mercado.
Las personas ya no quieren movilizarse para obtener productos o servicios, y por ello se requiere cambiar el “mindset” –la mentalidad y actitud– de los inversionistas, ejecutivos y todo el personal de la compañía para pensar en las nuevas maneras de llegar al cliente por medio de un sistema integrado de canales. 
Esa es una de las principales recomendaciones del profesor y director comercial de la Universidad ESAN, Otto Regalado, quien precisa que atender este tema implica la necesidad de apostar por la transformación digital de las empresas.
Explica que ello no consiste en una presentación atractiva en power point o la creación de un nuevo software. Lo que se busca con una transformación digital es replantear cómo opera toda la organización en función de un entorno en internet y ya no desde un espacio físico. 
“Estamos hablando de omnicanalidad”, dijo.

Competitividad 

Regalado advierte que las empresas que no se adecúen al entorno digital terminarán saliendo del mercado.
“Estamos hablando de las grandes, medianas y pequeñas empresas”, subrayó.
Refiere que los modelos de negocios de “economía compartida” dejan fuera del mercado a empresas que no se adaptan a los nuevos retos, como el caso de la reciente quiebra del gigante de la industria del turismo británico Thomas Cook. 
Un modelo de negocio de economía compartida realiza un inventario de recursos, productos y servicios en el mercado para luego elaborar una lista personalizada de acuerdo con las necesidades del cliente y entregársela digitalmente.

¿Cómo vamos por casa?

El profesor de ESAN comentó que en el Perú las empresas aún no asumen con atención los desafíos que implica esta nueva era, a excepción de las que ya implementaron la transformación digital. 
“Hemos efectuado una serie de estudios y queda evidenciado que mucha gente habla de transformación digital, pero no la hace; podemos decir que la gran mayoría de empresas invierte menos del 10% de su presupuesto en actividades vinculadas con la transformación digital, y eso genera un gran problema”, advirtió. 
Al respecto, recomendó que las pequeñas empresas “tienen que nacer digitalmente” porque saldrán al mercado para vender sus productos y servicios a personas que ya no están dispuestas a emplear mucho tiempo y que priorizan el uso de internet.
“Primero, las pequeñas empresas tendrán que identificar las necesidades de sus clientes, y pensar en cómo hacer llegar el producto o servicio al cliente sin que este salga de su casa”, dijo.

Sector público

Regalado refirió que la transformación digital no solo es un tema prioritario en el sector privado, sino también en el público.
“En el caso del sector público, hay instituciones que ya asumen este nuevo reto, como la Sunat, que se acerca a la ciudadanía utilizando medios digitales”, dijo. 
Comentó asimismo que al hablar de las “smart cities” o ciudades inteligentes, se hace referencia a que los ciudadanos puedan convivir con mayor seguridad y eficiencia en los servicios de transporte. 
En este caso, destacó el uso de los semáforos inteligentes, las rutas identificadas digitalmente para un tráfico más fluido, el pago digital de los peajes, entre otros aspectos. 
También comentó que la empresa privada es la que debe desarrollar productos y servicios para que el sector público pueda comprarlos.
“Además, la que tiene que velar por que se mantenga la transformación digital en los servicios públicos es la academia”. 
“En este ecosistema hay una serie de aristas que deben trabajarse. Sin duda, tiene que haber un marco regulatorio que brinde sustento a este cambio digital”, subrayó.

Pequeños versus gigantes

El director de desarrollo corporativo adjunto a la dirección general de la escuela de negocios ESIC de España, Felipe Llano, refiere que la transformación digital rompe las reglas del mercado en el que son las grandes compañías las que dominan a las pequeñas. “Se romperá el status quo, en el que las grandes empresas son las dominadoras, y las pequeñas, las seguidoras”, dijo. Ante este nuevo panorama, indicó que se creó Radigital: Red Académica.
Se trata de una red que promueve la transformación digital en América Latina, a fin de investigar y comparar el avance de los países y empresas de la región en esta nueva economía.

DATOS

  • Al cierre del 2018, el mercado del comercio electrónico en el Perú alcanzó los 3,250 millones de dólares. 
  • EL 67% DE esas compras se efectuó mediante tarjeta de crédito, 11% con tarjeta de débito y 22% pagos sin tarjeta, según la Cámara Peruana de Comercio Electrónico (Capece). 
  • Los dispositivos más utilizados para buscar ofertas en línea son el smartphone (80.22%), tabletas (1.04%) y computadoras (18.73%).  
  • Mientras que los más usados para comprar por internet son el smartphone (53.15%), tabletas (4.80%) y computadoras (42.05%), según la Cámara de Comercio de Lima (CCL).
  • También, indicó que el 50% de compradores online está en Lima y la mitad restante proviene del interior del Perú, lo cual demuestra que las ciudades fuera de la capital también aportan al avance del e-commerce.
  • El público que más compra online tiene entre 25 y 34 años de edad (millennials), con un 43.6% del total; seguidos por los consumidores de entre 18 y 24 años (22.8%) y los de 35 a 44 años (20.6%).

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here