Garantizar los derechos humanos en línea y cerrar la brecha digital son los retos de la web: Berners-Lee

491

A 30 años de su creación y con la mitad del mundo en línea, la World Wide Web ha transformado la vida pero se enfrenta a problemas crecientes como el discurso de odio, la privacidad y hackeos, dijo su diseñador, Tim Berners-Lee.

En una carta abierta para conmemorar el aniversario, Berners-Lee dijo que muchas personas ahora no estaban seguras de si la red era una fuerza para el bien, pero sería derrotista y poco imaginativa suponer que no podría cambiar para mejor en los próximos 30 años.

Resulta imprescindible hacer que la web esté disponible para todo el mundo, dijo su creador, ya que asegura que con con cada nueva función, cada nuevo sitio web, aumenta la brecha entre aquellos que están conectados y aquellos que no lo están.

Aunque la web ha creado oportunidades, dando voz a grupos marginados, también ha creado oportunidades para estafadores, a aquellos que propagan el odio y ha facilitado todo tipo de delitos.

En términos generales, Berners-Lee considera que la web actual se ve afectada por tres fuentes de disfuncionalidad:

  1. Intentos maliciosos y deliberados, como la piratería, los ataques informáticos patrocinados  por un Estado, las conductas delictivas y el acoso en línea.
  2. Sistemas que por diseño crean incentivos perversos y sacrifican los intereses del usuario, como los modelos de negocio basados en la publicidad que recompensan comercialmente el clickbait y la viralización de información falsa.
  3. Diseños benevolentes que, sin embargo, y de manera involuntaria, generan consecuencias negativas, como el tono y la calidad atroz y polarizada del discurso en línea actual.

En la carta señala que la Web Foundation está trabajando con los gobiernos, empresas y ciudadanos para elaborar un nuevo contrato para la web.

El objetivo es que los gobiernos adapten las leyes y reglamentos para la era digital, que responsabilicen de proteger los derechos y las libertades de las personas en línea. Además de garantizar que los mercados sigan siendo competitivos, innovadores y abiertos.