Aproximadamente en la región, sólo 45 por ciento de la población tiene acceso a una Internet de calidad que le permite teleducarse, acceder a la salud y a servicios financieros. En la apertura de la 13° edición del Foro de Gobernanza de Internet de América Latina y el Caribe (LACIGF 13), diferentes ponentes buscaron identificar las problemáticas y los desafíos para hacer crecer la adopción con calidad de Internet en la región y así aprovechar sus beneficios en el desarrollo económico, social y humano.

En América Latina existen enormes retos tanto en las poblaciones desconectadas como en otras que no están significativamente conectadas. Y en este contexto de pandemia, donde se amplían las brechas, se debe enfrentar el nuevo mundo en el cual hay que ser audaces e innovadores en la política pública, en los marcos regulatorios y en las alianzas, sostuvo en su presentación Allan Ruiz, director Ejecutivo de COMTELCA.

Para enfrentar los desafíos de la inclusión digital con calidad, Ruiz propuso que los reguladores den certeza jurídica a las inversiones y faciliten la instalación de infraestructura como la compartición, se modifiquen las formas de asignación del espectro radioeléctrico; y que las decisiones se tomen de forma transversal, pensando en la educación, en la salud y en el trabajo.

Las limitaciones estructurales que tiene la región, como la velocidad de la red, las brechas de desarrollo de habilidades o la escasa digitalización en los procesos productivos, pueden generar profundizaciones de las desigualdades, sostuvo Sebastián Rovira, de la Cepal. Para enfrentar algunas de estas limitaciones, desde el organismo internacional proponen avanzar con una canasta básica digital.

Para Laura Kaplan, de Lacnic, hay muchos desafíos más allá de la conectividad. Para ella, hay que atender la calidad de Internet y la inclusión. “No es cualquier Internet la que nos llevó hasta donde estamos”, sostuvo refiriéndose a una Internet de calidad, que debe ser acompañado con desarrollo de capacidades, y apropiación. Comentó que desde Lacnic, para colaborar con el cierre de las brechas digitales, ayudan a migrar a los operadores a IPV6, fomentan los puntos de intercambio de tráfico que abaratan los costos de las conexiones, y capacitan en temas técnicos.

Adriana Labardini, excomisionada del IFT de México, afirmó que en los países donde la regulación es más abierta se han desarrollado ecosistemas digitales más inclusivos. Para la especialista, los países de América Latina deben contar con normas que promuevan nuevos actores de Internet como los inalámbricos u operadores sin fines de lucro; deben rediseñar los fondos de servicio universal para que estos apoyen a las capacidades de las mujeres en tareas técnicas y también fomente el estímulo de nuevos operadores; estimular la economía naranja; y tener un mecanismo de licencias ágiles y sencillas.

Sobre este último punto coincidió Marta Suarez, de la Dynamic Spectrum Alliance, quien propuso que para que existan más personas conectadas se limiten las barreras para acceder al espectro radioeléctrico. “Como está la situación actual no es suficiente, hay que pensar en alternativas: espectro no licenciado y la compartición de espectro”, afirmó.

LACIGF 13 estaba previsto para realizarse en agosto en Santiago de Chile, pero por la pandemia de Covid-19 se tuvo que hacer de forma online entre el 8 y 10 de septiembre, con una agenda reducida.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here