Recientemente se lanzó el caso Oculus Quest, con una nueva experiencia de realidad virtual inmersiva. El dispositivo está impulsado con la tecnología de Qualcomm Snapdragon 835 mobile VR.

Oculus Quest aprovecha una arquitectura de chip heterogénea líder en la industria para impulsar cargas de trabajo de alta concurrencia que incluyen procesamiento de gráficos, decodificación y codificación de video, y seguimiento de sensores de adentro hacia afuera impulsado por el algoritmo de visión de computadora Oculus Insight.

El dispositivo hace uso de funciones incrementales como el renderizado para gráficos de alta calidad, multivisión y pantalla de alta resolución.

Al retirar los cables y los sensores de seguimiento externos, Oculus Quest permite configurar un espacio de juego con facilidad casi en cualquier lugar para una experiencia envolvente e inmersiva.