Las maravillas y los riesgos de la sociedad hiperconectada, según Lee Rainie

El especialista del Centro de Investigación Pew Research advirtió que Internet y las tecnologías serán omnipresentes en el futuro de la vida humana, lo que traerá grandes ventajas y peligros potenciales.

1190

En el futuro de la sociedad hiperconectada, el Internet y las tecnologías digitales van a ser omnipresentes, van a reconfigurar la manera en la que las personas viven y se relacionan con su entorno y sus pares, lo cual tendrá impactos potencialmente positivos y negativos en la vida humana, explicó Lee Rainie, director de Internet y Tecnología del Centro de Investigación Pew Research.

Como parte de las revoluciones tecnológicas que están por venir, se vislumbran tres megatendencias: existirá toda una red inmersiva conectada en los ambientes de socialización; la Inteligencia Artificial (IA) y los algoritmos serán ubicuos en la actividad humana, cuya aplicación influirá en la cognición y el pensamiento; y en las redes sociales y los negocios predominará la Realidad Virtual, la telepresencia y la comunicación basada en datos.

Así lo planteó Rainie con base en entrevistas y encuestas a diferentes expertos del sector digital, durante su participación en la 15° Escuela Taller Internacional de Regulación, organizada por la Comisión de Regulación de Comunicaciones de Colombia.

Las tres grandes tendencias reflejarán cómo Internet va a desvanecer los contornos físicos y conceptuales, y se verá a este servicio como ahora a la electricidad; estará presente en la vida a tal grado que los usuarios sólo recordarán su importancia cuando no funcione, destacó.

Por un lado, para la sociedad hiperconectada esta nueva manera de relacionarse con la tecnología en el entorno digital tendrá un lado brillante lleno de ventajas y beneficios: será posible compartir información sin mucho esfuerzo, con el fin de tener mayor eficiencia, seguridad e inteligencia. La comunicación mediante el cómputo será la regla.

En segundo lugar, la IA, la Realidad Aumentada, los dispositivos y el Big Data van a posibilitar rastrear y analizar los datos del comportamiento humano, permitiendo incluso anticipar cuándo una persona se va a enfermar. “Vamos a ser inteligentes de nosotros mismos”, detalló el experto.

Además, la conectividad y las tecnologías van a ser parte de todos los entornos: los cuerpos, la infraestructura, las comunidades, ambientes e industrias, de tal manera que coordinarán el mantenimiento y reparaciones de espacios inteligentes, y acondicionarán los elementos para la comodidad humana.

Recomendado: Estas son las cinco tendencias de consumo digital que vendrán después de Covid-19

Sin embargo, la revolución digital también generará riesgos y tendrá “lados oscuros”, según Lee Rainie. En primer lugar, la privacidad estará en peligro: la población más rica podrá comprarla y el resto estará sometido a una constante vigilancia de corporaciones, gobiernos y otros interesados en conocer los datos personales.

Las brechas sociales ya presentes se profundizarán, debido a que algunos no podrán acceder ni aprovechar las tecnologías. Esto podría desencadenar mayor violencia y rezago social, en opinión del especialista.

Asimismo, señaló que la automatización de diferentes actividades aumentará y, con ello, se pueden perder empleos en tareas hoy todavía realizadas por humanos; aumentarán los hackers y los riesgos de ciberseguridad, pues todo será susceptible de intrusión.

Otra problemática podría ser el incremento del abuso, la delincuencia y otros problemas, ya que la tecnología podrá ser usada para fines “perversos”, y probablemente los humanos y las sociedad no podrán responder lo suficientemente rápido a los cambios presentados por la tecnología, puntualizó Rainie.