Las razones de Claro para repensar la subasta 5G en Brasil

0
879
People walk past a 5G hotspot sign at the Mobile World Congress (MWC) in Barcelona on February 26, 2019. - Phone makers will focus on foldable screens and the introduction of blazing fast 5G wireless networks at the world's biggest mobile fair as they try to reverse a decline in sales of smartphones. (Photo by Josep LAGO / AFP)

La Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) de Brasil tiene previsto realizar la subasta de frecuencias 5G en el primer trimestre de 2021. Se trata de la subasta de frecuencia más grande en la historia de la Anatel. El Aviso Público propone la licitación de las bandas de 700 MHz, 2.3 GHz, 3.5 GHz y 26 GHz, y trae como novedad la inclusión de otros 100 MHz en la banda de 3.5 GHz.

Claro, uno de los principales operadores móviles del país, propiedad de América Móvil, presentó preliminarmente varios argumentos para solicitar el aplazamiento del evento, al menos hasta que se conozca el escenario económico posterior a la pandemia.  

“Todavía no es posible ver cómo será el sector y, principalmente, la capacidad de inversión de los proveedores después de todo este escenario de crisis. Por lo tanto, existe una necesidad aún más apremiante de posponer todo el proceso de licitación, al menos hasta que se conozca el escenario posterior a la pandemia”, argumenta el operador.

Relacionado: Anatel abre consulta pública para subasta 5G en Brasil

Afirma que los niveles actuales de incertidumbre en relación con el escenario económico brasileño y global dificultan significativamente el análisis de factibilidad de las inversiones planificadas para la implementación de 5G.

“No cabe duda de que, en el escenario actual, los operadores llevarán a cabo sus análisis de factibilidad considerando suposiciones extremadamente negativas, lo que reducirá el atractivo de la subasta”, destaca.

En noviembre de 2019 Carlos Slim Domit, presidente del Consejo de Administración de América Móvil, se reunió con el Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a quien presentó un plan de inversiones de hasta 33 mil millones de reales (más de 7,000 millones de dólares), sin incluir los gastos para la subasta de 5G.

Brasil es el país de América Latina más afectado por la pandemia. Al cierre de esta edición contaba con 72 mil 800 casos de Covid-19 confirmados y más de 5 mil muertos. Además, el panorama de la economía brasileña se deterioró las últimas semanas producto del avance de la pandemia en el país. 

De acuerdo con estimaciones de más de 100 instituciones financieras consultadas en el sondeo Focus del Banco Central brasileño, la economía se contraerá 3.3 por ciento en 2020, lo que se compara con la proyección de una semana atrás de una contracción de 3 por ciento.

El sondeo Focus también mostró que el mercado espera que el gobierno registre este año un déficit presupuestario primario de 6.2 por ciento del Producto Interno Bruto frente al 5 por ciento de la semana previa.

Esta incertidumbre económica se suma a que los operadores no cuentan con la misma sustentabilidad económica con la cual participaron en las licitaciones LTE. 

El operador también afirma que, para la implementación de la red 5G, será necesario instalar al menos cinco veces la cantidad de antenas en diferentes lugares de las ciudades, y que, por lo tanto, es obligatorio que el gobierno federal, a través de la Anatel, el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Innovaciones y Comunicaciones y el Ministerio de Ciudades estén involucrados en un plan conjunto con los estados y municipios para una mayor flexibilidad en la instalación de los sitios.

Interferencia 

Claro también afirma que todavía hay muchas preguntas técnicas relacionadas con las pistas en venta, que aún no tienen respuesta y que son importantes para el posicionamiento de las compañías que participarán en la disputa. Entre ellos, menciona la necesidad de concluir las pruebas finales de coexistencia entre los servicios satelitales y la tecnología 5G en la banda de 3.5 GHz. que no tenía una fecha límite adecuada para hablar.

Debido a las medidas sanitarias adoptadas para combatir la propagación del coronavirus en Brasil, se decidió suspender la etapa de pruebas de campo en el ámbito de los estudios complementarios de coexistencia en la banda de 3.5 GHz para 5G.

Los experimentos de campo se desarrollaban en el Centro de Referencia Tecnológica del Grupo Claro en Río de Janeiro. La decisión fue establecida por el Comité de Uso de Espectro y Órbita (CEO) de la Anatel.

La etapa de prueba de campo busca confirmar, en condiciones reales y en espacios abiertos, los hallazgos de laboratorio obtenidos previamente en las instalaciones del Centro de Investigación y Desarrollo de Telecomunicaciones (CPqD), en Campinas.

Sin embargo, en la consulta pública aún no se han especificado las medidas que se establecerán en el aviso para la mitigación. 

Los operadores defienden que la solución más efectiva es instalar filtros en antenas parabólicas para mitigar la interferencia, lo que costaría alrededor de 460 millones de reales. Pero la alternativa recomendada por los radiodifusores es la migración completa de la señal de TV satelital abierta a la banda Ku. Se estima que los kits de recepción de señal de banda Ku costarían alrededor de 7.8 mil millones de reales. 

Cambios en los lotes

Con respecto a la banda de 3.5 GHz, Claro propone crear tres bloques nacionales de 100 MHz. En los 100 MHz restantes, la compañía propone que 60 MHz se asignen a otra licencia nacional y los 40 MHz restantes se venderían por región posteriormente.

Sostiene que todas las empresas que adquieran la frecuencia de 3.5 GHz deberían tener compromisos equivalentes. En opinión del operador, el establecimiento de diferentes objetivos y compromisos para las empresas que proporcionarán el mismo servicio puede dañar al usuario final y poner en riesgo una implementación real de una red nacional 5G en el país.

Para Claro la asimetría propuesta por la Anatel, que reserva espectro para pequeños operadores y establece menos compromisos de cobertura, puede inhibir la competencia y reducir el interés de los posibles inversores.

El operador también propone que la frecuencia de 2.3 GHz debería ser el objetivo para atender a los operadores más pequeños. Y para este propósito, Claro incluso sugiere que esta frecuencia se divida en pequeños lotes, hasta 10 MHz.

Para la banda de 700 MHz, la compañía entiende que en el cálculo del precio mínimo, también se debe considerar el gasto de limpieza del espectro asumido por los operadores que compraron este espectro.

Además, señala que todas las compañías que compran las mismas frecuencias deben tener los mismos compromisos de cobertura, independientemente de su tamaño. Por lo tanto, sugiere que el compromiso principal debería ser construir una red de retroceso en las diferentes áreas donde la demanda de esta infraestructura es alta.

Valor estimado de las bandas 

Antes del inicio de la pandemia, Ericsson estimó que el valor mínimo de las bandas 5G para la subasta en Brasil será de 422.2 millones de reales (equivalente a 98.6 millones de dólares). El fabricante sueco utilizó como referencia el cálculo del precio público del derecho de uso de radiofrecuencia (PPDUR).

Pero el costo mínimo de limpieza de la banda se agrega a este precio mínimo. Considerando la cuenta de las compañías de telecomunicaciones, del orden de 450 millones de reales para la instalación de filtros de banda C, el precio mínimo total de la subasta sería del orden de mil millones de reales. 

La estimación de Ericsson para cada rango de frecuencia que se subastará, considerando todos los bloques a la venta (incluidos los 100 MHz adicionales en el rango de 3.5 GHz) es el siguiente:

  • Banda de 700 MHz: 18.9 millones de reales (3,2 millones de dólares).
  • Banda de 2.3 GHz: 77.5 millones de reales (14 millones de dólares).
  • Banda de 3.5 GHz: 319.4 millones de reales (58 millones de dólares).
  • Banda de 26 GHz: 7.2 millones de reales (1.3 millones de dólares).

Vale aclarar que estos cálculos de Ericsson y de la Anatel tendrá sus propios análisis de valor. 

Además del costo del espectro y de la limpieza del mismo, los operadores tendrán que agregarle el de las obligaciones de cobertura y propiamente el del despliegue de redes. Estos valores en un contexto de incertidumbre global y local son difíciles de considerar.  

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here