Las redes sociales no afectan a la salud mental de los adolescentes, aunque parezca que sí

El gigante de Mountain View anunció que incorporará de manera predeterminada esta propuesta de seguridad en todas las cuentas en su servicio, siempre y cuando estén correctamente configuradas.

169

Hipertextual-Desirée Pozo

La adolescencia es una época difícil debido a los múltiples cambios que se dan. Esto puede ser incluso peor con la interferencia de las redes sociales, las nuevas tecnologías o el uso de Internet en general en su salud mental. O eso pensábamos, porque ahora un nuevo estudio publicado en la revista científica Clinical Psychological Science indica que no hay una relación directa entre los problemas de salud mental en adolescentes y el uso de Internet. De hecho, sabemos que incluso algunas redes sociales pueden ayudar, al menos en los adultos, a reconocer si una persona tiene depresión. Pero, ¿qué ha concluido exactamente este estudio sobre trastornos de la salud mental en la adolescencia y el uso de las redes sociales? ¿Afecta negativamente su uso como cree la mayoría de la gente o pueden ser positivas para los adolescentes?

El nuevo estudio, realizado por la Universidad de Oxford, ha examinado los datos de más de 430.000 adolescentes en el Reino Unido y Estados Unidos. El objetivo era saber «cómo han cambiado las asociaciones entre el uso de las tecnologías por parte de los adolescentes y la salud mental en los últimos 30 años», según han informado en un comunicado de prensa. A los jóvenes se les realizaron varios cuestionarios sobre su uso de Internet y los posibles trastornos de salud mental que tuvieran para saber cómo se pueden asociar o relacionar ambas cosas.

Muchos jóvenes (y también adultos) se pasan el día pegados al móvil. Por este motivo, se ha buscado un vínculo entre el uso de las redes sociales y la depresión, los problemas emocionales y de conducta. También se ha examinado si existe una asociación entre el tiempo que se dedica a la televisión y las tendencias suicidas (suicidalidad), así como la depresión, los problemas emocionales y los problemas de conducta de los jóvenes de entre 10 y 15 años que participaron en la investigación.

Todo esto con la intención de conocer más en profundidad si existe un vínculo entre los trastornos de salud mental en la adolescencia y el uso de las redes sociales, nuevas tecnologías e Internet.

Resultados: sin asociación entre trastornos metales en la adolescencia y las redes sociales

Muchas personas creen que los jóvenes pueden tener problemas de salud mental debido al uso de las redes sociales. Por ejemplo, sabemos que ha habido muchos problemas relacionados con los trastornos de la conducta alimentaria, como anorexia o bulimia, debido a las imágenes que se muestran en redes sociales como Instagram. Sin embargo, ¿qué vino antes? ¿El trastorno o el uso de las redes sociales? Según este nuevo estudio no hay una relación directa entre el uso de Internet y los problemas de salud mental en la adolescencia. Aunque los autores señalan que son necesarios más estudios para confirmar su conclusión.

Es decir, lo más probable es que primero haya un trastorno y los adolescentes se vuelquen en el uso de Internet, según apunta una de las teorías que han usado los investigadores para tratar de explicar el uso intensivo de las redes sociales por parte de los adolescentes. «Encontramos algunas asociaciones limitadas entre el uso de los medios sociales y los problemas emocionales, por ejemplo», comentó el doctor Matti Vuorre, autor del estudio. «Pero es difícil saber por qué están asociados. Podrían ser varios factores; ¿quizás las personas con problemas pasan más tiempo en las redes sociales buscando apoyo de sus compañeros?»

«El estudio encontró pocas pruebas de aumento de las asociaciones entre el compromiso tecnológico de los adolescentes y la salud mental», indican los investigadores. ¿Entonces eso significa que el uso de la tecnología es buena?

Tecnología, Internet, redes sociales: ¿buenas o malas?

«Estos resultados no significan que la tecnología sea del todo buena para los adolescentes. O del todo mala. O que empeore para los adolescentes o no. Incluso con algunos de los conjuntos de datos más amplios de que disponen los científicos, es difícil determinar de forma concluyente el papel de las tecnologías en la vida de los jóvenes y cómo puede cambiar su impacto con el tiempo», explica a IFL Science Vuorre. «Los científicos están trabajando intensamente en estas cuestiones. Pero su labor se ve dificultada por el hecho de que la mayoría de los datos recogidos sobre los comportamientos en línea permanecen ocultos en los almacenes de datos de las empresas tecnológicas».

«A medida que se acumulen más datos sobre el uso que hacen los adolescentes de las tecnologías emergentes, nuestro conocimiento de ellas y de sus efectos sobre la salud mental será más preciso», indica en el comunicado el profesor Andy Przybylski, director de investigación del Oxford Internet Institute y autor principal del estudio. »Por tanto, es demasiado pronto para sacar conclusiones firmes sobre el aumento o la disminución de las asociaciones entre los medios sociales y la salud mental de los adolescentes. Y desde luego es demasiado pronto para elaborar políticas o reglamentos sobre esta base».

«Necesitamos colaboraciones más transparentes y creíbles entre científicos y empresas tecnológicas para desvelar las respuestas. Los datos existen dentro de la industria tecnológica, los científicos sólo necesitan poder acceder a ellos para una investigación neutral e independiente». Andy Przybylski, director de investigación del Oxford Internet Institute y autor principal del estudio

Piden más estudios

No obstante, el estudio tiene sus limitaciones. La muestra es bastante amplia, pero al ser mediante formularios, son los adolescentes los que deciden qué contar. Y esto puede dejar factores importantes fuera; tanto por el propio cuestionario como por lo que los jóvenes contestan. Además, los investigadores de la Universidad de Oxford piden más estudios sobre este tema para poder llegar a conclusiones firmes.

En definitiva, parece no haber una asociación entre el uso de las redes sociales y los trastornos de salud mental en la adolescencia. Pero todavía son necesarias más investigaciones para terminar de entender este tema. Quizás no es culpa de las redes sociales o de Internet en general. Quizás los adolescentes solo se refugian en el contacto con sus iguales en una época llena de cambios que puede ser abrumadora. O quizás usan tanto las redes sociales porque es la única manera que tienen de evadirse de sus problemas. No lo sabemos, pero tenemos que investigar sobre ello. La salud mental es importante.