Según un informe de IHS Markit, las ventas de procesadores para equipos universales en las instalaciones del cliente (uCPE) se incrementarán a 327 millones de dólares para 2023, lo que representará un salto de 7 millones este año.

Lo que diferencia a los equipos uCPE, es que usándolos los proveedores de servicios pueden ahorrar en gastos de capital relacionados con la compra de múltiples dispositivos y beneficiarse de la implementación de múltiples funciones de red virtual (VNF) y aplicaciones nativas de la nube.

Si bien el concepto de uCPE ha existido durante varios años, de acuerdo a pronósticos de IHS Markit, será en 2019 cuando uCPE adquiera popularidad en el mercado al proporcionar una pico-cloud completa que incluye funciones de computación, almacenamiento y conmutación.

Para respaldar el paso a la virtualización, los dispositivos uCPE emplean cada vez más procesadores lógicos, y microprocesadores de 64 bits como sus principales procesadores informáticos, según el informe de KHS Astley de IHS Markit, analista de investigación para procesadores integrados.

Se proyecta que los envíos de coprocesadores lógicos específicos de la aplicación para dispositivos uCPE aumentarán a 155 millones de unidades en 2023, frente a los 1.2 millones del año pasado.

Los envíos de procesadores de alta calidad de 64 bits para uCPE aumentarán a 104 millones de unidades en 2023, en comparación con menos de 1 millón en 2018.

Los OEM tradicionales que ya tienen productos uCPE incluyen Dell, Ciena, HPE, Juniper y Huawei, pero Astley dijo que los proveedores más pequeños también están ingresando a la disputa de uCPE.

“Con la gran variedad de jugadores de uCPE, es probable que los proveedores de todo tipo de procesadores encuentren oportunidades en este mercado en expansión”, según Astley.