#LatamDigitalNow – Después de la pandemia, América Latina necesita regulación flexible que promueva la inversión a favor de la conectividad

1204

En la cumbre virtual Latam Digital Now realizada este jueves, Carlos Lugo, director Ejecutivo de la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) de Colombia, dijo que la pandemia de Covid-19 ha provocado en la regulación y política pública una fase de experimentación digital inmediata.

Durante su participación en el evento, aseguró que ningún gobierno, regulador, empresa o ciudadano estaba preparado para el contexto que se vive actualmente producto de la pandemia, debido a ello, Lugo señaló que se vieron obligados a acelerar todos los planes que tenían para la innovación, así como los proyectos incluidos en su hoja de ruta. 

El directivo mencionó que en Colombia se han tomado medidas en pro de mantener la conectividad y la protección de la salud de los ciudadanos, pero afirmó que se tiene que conservar un equilibrio. Ante esta situación, se alargaron los plazos para pagar facturas sin condonar deudas.

“Hoy estamos en unas medidas temporales que promueven digitalización, flexibilidad en temas de calidad, que generan también beneficios para los usuarios, y esas medidas tendremos que revisarlas una vez que se acabe la emergencia de salud. Hay que revisarlas con un enfoque de recuperación del sector y de los ingresos, para que puedan acelerarse los planes de política que promueven la cobertura”, declaró Lugo.

La CRC está por aprobar un sandbox que permitirá mayor regulación para nuevos modelos de negocio y nuevas formas de desplegar infraestructura. Se trata de una regulación a la medida para cada proyecto que genere innovación o conecte zonas.

Recomendado: #LatamDigitalNow – El reto de América Latina frente a la pandemia es conectar y digitalizar a la población

En Argentina, a pesar del incremento del tráfico en las redes, Claudio Ambrosini, presidente del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom), aseguró que éstas fueron capaces de soportarlo; explicó que esto se debe al despliegue e inversión privada.

Ambrosini destacó la actuación del Estado en este escenario, ya que en Argentina el acceso es un servicio esencial pero no público, y con ello el gobierno tiene menos injerencia. “Logramos entre el Estado y las empresas privadas un acuerdo de ayuda mutua, es la  primera vez en Argentina que se puede decir que cualquier red que se caiga, una compañía va a ayudar a la otra con el fin de no interrumpir el servicio”, expuso el presidente del Enacom.

Por su parte, Gustavo Santana, superintendente de Control de Obligaciones de Calidad de la Agencia Nacional de Telecomunicaciones (Anatel) de Brasil, declaró que el mayor desafío posterior a Covid-19 es ampliar la conectividad, lo cual implica inversión.

Brasil tiene una de las cargas fiscales más altas del mundo, con 40 por ciento de carga sobre los servicios de telecomunicaciones, por ello la Anatel tiene en su agenda trabajar en la reducción de impuestos para fomentar la oferta de infraestructura.

Asimismo, indicó que la regulación de telecomunicaciones y TIC debe revisarse y adaptarse para el mundo del futuro.

“Estamos reduciendo toda carga regulatoria, obligaciones, permitiendo innovación, competencia”, agregó.

Santana informó que el sector telecom en Brasil pudo resistir el incremento en el tráfico de la red, ya que los operadores aumentaron sus capacidades y los proveedores OTT bajaron la resolución de todos los videos. Y se implementaron medidas como la navegación gratuita en aplicaciones de Covid-19, o en el envío de mensajes de texto a la población.

Recomendado: #LatamDigitalNow – Quien está conectado preserva el ejercicio de sus derechos humanos

“El mensaje es contundente, las nuevas tecnologías han mostrado una vez más ser uno de los pilares para una sociedad más fuerte e igualitaria”, afirmó César Funes, vicepresidente de Negocio de Operadores en Huawei América Latina.

“La conectividad, y especialmente la banda ancha, es y será fundamental. Uno de los retos es cómo mejorar su alcance y su capacidad, lo ha estado pidiendo la sociedad en esta pandemia”, expuso el ejecutivo de Huawei.

Aconsejó que se debe establecer una hoja de ruta de espectro y de despliegue de tecnología 5G dentro de los planes nacionales de política pública, con el fin de disponer del espectro en tiempo y con certeza regulatoria, con un enfoque balanceado entre el pago de derechos y obligaciones, así como la neutralidad tecnológica.

Funes hizo hincapié en no detener el despliegue de 5G en América Latina, ya que permitirá conectar zonas rurales donde la banda ancha fija tardará mucho más en llegar.