El Nuevo Siglo

Esta semana será decisiva para el proyecto de ley de modernización del sector de las Tecnologías de la Información y las Telecomunicaciones, más conocido como ley TIC. La iniciativa, que, en diciembre pasado, fue aprobada en conjunto por las comisiones sexta de Senado y Cámara de Representantes, empezará a ser discutida en las plenarias de las dos corporaciones.

La discusión en la plenaria de la cámara alta debió ser aplazada la semana pasada debido a la gran cantidad de impedimentos. En la sesión del miércoles solo se pudieron votar 14 de los 54.

El coordinador ponente, el senador Antonio Zabaraín, de Cambio Radical, afirmó a EL NUEVO SIGLO que el ambiente en el Congreso respecto la iniciativa no fue “el mejor” la semana pasada. “Así se lo trasladé al Gobierno. Le manifestamos que no veíamos buen ambiente”. No obstante, dijo que “va a mejorar”.

Señaló que los tiempos alcanzan para la aprobación y cree que mañana, en la plenaria, serán evacuados los impedimentos.

“Una vez se surta ese trámite nosotros haremos la presentación de nuestro informe de ponencia, el cual es positivo. Lo presentamos en diciembre del año pasado. Posteriormente la Ministra también hará una presentación del proyecto, el paso que sigue es revisar el tema de las proposiciones, que son alrededor de 120. Inmediatamente nos reuniremos con una subcomisión, que ya se determinó para estudiarlas, y luego regresaremos a la plenaria. Creo que entre el miércoles y el jueves, si nada extraordinario ocurre, podríamos estar sacándolo adelante en el Senado. En la Cámara también empieza a caminar el proyecto el martes”, dijo.

“Si los tiempos se cumplen lo más probable es que el martes de la semana siguiente, el 5 de junio, estaríamos conciliando el proyecto”, agregó.

No obstante, manifestó que aún está pendiente una reunión de la bancada del partido porque algunos parlamentarios tenían observaciones. “Estamos pendientes de una reunión de la bancada de Cambio Radical, que tenía unas observaciones al proyecto. Ya las hemos socializado con los senadores. Falta socializarlas con los representantes. Yo creo que no vamos a tener problemas para sacar el proyecto adelante”, sostuvo.

El Senador señaló que uno de los principales aspectos de la iniciativa es que promueve que los ciudadanos tengan una mejor conectividad a Internet. “Les brinda a todos los colombianos que tengan igualdad de condiciones. Que se pueda conectar el ciudadano de Puerto Leguízamo a la misma velocidad con la que se conecta el ciudadano de Bogotá. En materia de conectividad nosotros estamos debajo de la media latinoamericana. Si el proyecto sale adelante, si se llevan a cabo las subastas contempladas, va a haber más competitividad y eso va a significar progreso y bienestar para los ciudadanos”, afirmó. Y añadió: “Si el proyecto se hunde no pierde el Gobierno, pierde el país. Los que pierden son los ciudadanos que no pueden tener acceso a la conectividad”.

Consideró que la discusión se ha dilatado debido que el Gobierno decidió tramitar el proyecto con mensaje de urgencia. “El gran error fue que el Gobierno lo haya mando con mensaje de urgencia. Cuando los gobiernos mandan los proyectos con mensajes de urgencia, empiezan las suspicacias de gente que tiene gran capacidad para imaginarse cosas. Si no hubiese llegado con ese mensaje ya hace rato hubiese sido aprobado”, concluyó.

La decisión de los liberales

La decisión del Partido Liberal puede ser determinante para la aprobación del proyecto. En diciembre pasado parlamentarios de la colectividad formularon críticas sobre el articulado.

El senador Guillermo García le manifestó a EL NUEVO SIGLO que la bancada aún no ha tomado una decisión sobre si lo acompaña o no.

“Hemos dicho que el proyecto tiene asuntos de interés y de conveniencia nacional como que podamos extender la cobertura del servicio del Internet al mayor número de zonas de Colombia. Por ese lado estamos conformes. Pero, al igual que muchos sectores tenemos interrogantes que tienen que ver con regulación, con las autoridades y el tema de contenidos de los programas. Sobre eso tenemos muchos interrogantes y por eso no hemos definido formalmente el apoyo al proyecto”, afirmó.

A los liberales, explicó García, les preocupa que en la programación tenga injerencia el Gobierno nacional. “Tiene que ser una autoridad independiente, integrada por fuerzas de toda la sociedad. Una programación del interés nacional y no del interés del Gobierno”, sostuvo.

Señaló, además, que sobre la iniciativa “hay muchos interrogantes, incluso en sectores conservadores”.

Obstáculos

La iniciativa fue aprobada, en diciembre, por las comisiones sextas conjuntas de Senado y Cámara. De ahí en adelante ha debido sortear diversos obstáculos.

En la legislatura pasada el proyecto no alcanzó a llegar a las plenarias ante la petición del senador Antanas Mockus, de la Alianza Verde, que lideró una solicitud pluripartidista para que el texto aprobado en comisiones conjuntas fuera remitido a plenarias en esta legislatura, mientras se hacía una mayor socialización. El Gobierno no solo aceptó aplazar la discusión en plenarias sino que organizó varios foros a nivel nacional con participación de todos los sectores interesados para garantizar mayor transparencia en el nuevo modelo de conectividad y de los operadores de televisión.

Posteriormente, coincidió con dos debates que concentraron toda la atención del Congreso: el de las objeciones a la ley estatutaria de la Jurisdicción Especial de Paz (JEP) y el del Plan Nacional Desarrollo, que finalmente fue aprobado a principios de este mes y fue promulgado el pasado sábado.

El presidente Iván Duque señaló que la iniciativa es transversal al desarrollo económico del país. El Mandatario manifestado sobre su discusión que el tema de las tecnologías de la información y de las comunicaciones “no debe tener color político. Este no es un tema que pueda estar capturado por ningún debate ideológico, porque el bienestar para los colombianos también tiene que ver con conectividad”. Indicó además que el proyecto “tiene un elemento de equidad y es acercar el Internet de alta velocidad a más colombianos; es poder llegar al 70% de los colombianos, en esta fase inicial, y después al 5%”.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here