#DPLTechReview | Lenovo IdeaPad 5i: eficiente para la productividad y algo más

391

La IdeaPad 5i de Lenovo se distingue por su portabilidad, batería y desempeño, que se adaptará muy bien a las necesidades de productividad de prácticamente cualquier profesión, ya sea que se realice en casa, en movimiento o un ambiente híbrido.

Marca/ModeloLenovo IdeaPad 5i.
PantallaIPS-15.6”, 1920×1080
Tasa de actualización 60 Hz
HardwareProcesador: Intel Core i5-1135G7 (8 MB Cache, 2.40 GHz hasta 4.20 GHz, 4 núcleos y 8 hilos)
Memoria RAM 8 GB DDR4 (3.200 MHz)
Almacenamiento: 512 GB SSD, PCIe NVMe
Gráficos: Nvidia MX450/Intel Iris Xe
ConectividadBluetooth 5.0 BLE
WiFi 5
HDMI 1.4b
2 puertos USB 3.2 Gen 1 tipo ALector de tarjetas 4 en 1
1 puerto USB 3.2 Gen 2 tipo C, compatible con Power Delivery y DisplayPort
Batería4 celdas, 70 Wh
Carga rápida
MultimediaWebcam 720p con cubre lente de privacidad
2 altavoces de 2W con Dolby Audio
Jack de 3.5 mm combinado para auriculares y micrófono

La unidad a la que tuvimos acceso cuenta con un procesador Intel Core i5 de 11a generación (i5-1135G7) a una velocidad de 2.4 GHz, con 16 Gb de RAM (DDR4/3200 MHz) y una unidad de disco en estado sólido (SSD) de 256 GB. La pantalla es Full HD con una tasa de frecuencia de 60 Hz.

Diseño enfocado a la portabilidad

A nivel diseño, se reconoce el estilo particular de la línea de Lenovo, sobrio y elegante con un solo tono de azul abismo (también disponible en gris platino) en todo el cuerpo del dispositivo. En el caso de este modelo destaca que tenemos una cubierta de aluminio que ayuda a darle un toque premium y de mayor calidad a la construcción del dispositivo. En el interior encontramos una cubierta de plástico con textura rugosa, que da un tono mate y ayuda a dejar menos marcas por huellas digitales.

Las características del equipo dan una experiencia positiva en portabilidad, sin sacrificar el acceso a una pantalla de buen tamaño de 15.6 pulgadas. El cuerpo es bastante delgado, de aproximadamente 2 cm, con un peso de poco más de 1.7 Kg. Incluye un cargador de 7×7 cm de 65 W con un peso aproximado de 195 gramos, con lo que en total transportamos un equipo de menos de 2 kg.

Los puertos incluyen, en la parte izquierda, entrada para el adaptador de corriente, HDMI 1.4b, el clásico conector de 3.5 mm y un puerto USB-C 3.2 Gen 1 con PowerDelivery y DisplayPort 1.2. Del lado derecho contamos con dos puertos USB-A 3.2 Gen 1 de alta velocidad (uno de ellos con capacidad de carga para otros aparatos aún con el equipo apagado) y un lector de tarjetas de almacenamiento (MMC, SD, SDHC, SDXC).

La ausencia que destaca es el puerto Ethernet, aunque probablemente pocos usuarios lo extrañarán ante el creciente uso de conexiones inalámbricas. Tenemos conectividad Wi-Fi (802.11ac) y Bluetooth 5.0.

El teclado ofrece firmeza a la presión, con una buena distribución y separación entre teclas que resulta bastante cómoda para la escritura. Cabe añadir que es bastante silencioso y dependerá en gran medida de cuán fuerte o rápido se tiende a presionar las teclas. Se agradece la adición de un teclado numérico, además de teclas de acceso rápido a controles multimedia en la parte superior de este.

Por otro lado, es necesario mencionar la poco ventajosa elección de Lenovo (aunque también incorporado por otras marcas) por reducir el tamaño de las teclas direccionales arriba-abajo, que resulta un tanto incómodo por el tamaño y el poco espacio que existe entre ambas. Es cuestión de acostumbrarse y generar memoria motriz, pero tomará tiempo si antes veníamos de teclas más grandes. 

Utilidades y otras características

Una adición interesante de este modelo es el botón de encendido que se encuentra en la parte superior derecha, que al mismo tiempo funciona como lector de huellas digitales, por lo que nos permite utilizar Windows Hello para ingresar al sistema. El tiempo de reacción del lector fue bastante rápido y prácticamente libre de errores durante el tiempo de uso de la reseña.

El uso del lector permite, por ejemplo, asociar la huella de cada usuario del dispositivo para iniciar sesión en su cuenta personal de Windows cuando están añadidos a nuestra cuenta familiar.

En cuanto al sistema, tenemos al ya conocido Windows 10 Home, con las adiciones clásicas de Lenovo, Utility y Vantage.

En el caso de Utility, muestra mensajes rápidos en pantalla cuando se utilizan teclas especiales como mayúsculas, teclado numérico, el encendido del micrófono o bloqueo de las teclas de función, entre otras. Al principio llega a ser un poco molesto, porque realmente no se siente necesario e incluso tiende a estropear el positivo rendimiento del sistema. Windows permite desactivarlo desde el administrador de tareas sin consecuencias para el funcionamiento del portátil.

Asimismo, se cuenta con Lenovo Vantage, una utilidad con más valor y que nos permitirá administrar funciones esenciales de la computadora, tales como descargar actualizaciones de controladores, activar la carga rápida o monitorear el estado de uso de la memoria RAM y del CPU, el estado de la garantía o restringir completamente el acceso al micrófono y a la cámara, entre otras.

Sobre esta última, al igual que otros modelos de la marca, y para aquellos más preocupados por su privacidad, también contamos con un pequeño obturador en la parte superior de la cámara web que permite bloquearla físicamente.

En la cámara tenemos un rendimiento positivo, dentro del promedio de dispositivos en este rango. Para tareas como videoconferencias cumplirá con el resultado esperado. Los micrófonos también ofrecen una buena experiencia en captura de voz.

El portátil incluye dos altavoces de 2 W con DolbyAudio en la parte superior del teclado. Al ser un portátil destinado principalmente para tareas de productividad, podemos decir que la experiencia de los altavoces se mantiene dentro del rango promedio, con una pequeña mejora gracias al sistema Dolby (que viene activado por defecto), pero que se queda en un volumen relativamente bajo.

En conjunto con la cámara y el micrófono, los altavoces son un buen acompañamiento para videollamadas y conferencias, y aunque permiten disfrutar de audio como podcasts o algo de música, tal vez convendría emparejarlo con unos audífonos o altavoces externos si se busca algo de más calidad. De hecho, la experiencia mediante el conector de 3.5 mm es una más positiva, con buena reproducción de audio en alta calidad.

El IdeaPad 5i cuenta con un panel IPS Full HD (1920x1080p) antirreflejante que nos ofrece una pantalla brillante con buena resolución para consumo multimedia y una buena experiencia de navegación web. La tasa de actualización es de 60 Hz, por lo que se tiene un movimiento fluido de los objetos en pantalla.

Sin embargo, debido al tipo de panel y la iluminación trasera, nos encontramos con una pantalla de bajo contraste, a la vez que tenemos que buscar su ángulo correcto para no perder detalles de los colores, que podrían parecer más oscuros o menos sólidos si vemos la pantalla desde el ángulo incorrecto.

Rendimiento

La configuración contenida en la computadora logró hacer frente a diversas tareas, desde aquellas básicas como navegación y aplicaciones de ofimática, hasta algunas más demandantes como trabajo en objetos multimedia, sin mostrar algún tipo de retraso o lentitud en la tarea.

Los 16 GB en RAM (3,200 MHz) proveen una potencia por encima de otras opciones en el mercado a este rango de precios, que podrá hacer frente a la demanda multitarea y otras que requieren de mayor potencia, sin riesgo a que se sobrecaliente o disminuya la experiencia fluida del uso. No representa ningún problema tener múltiples ventanas abiertas en un navegador como Chrome y otras aplicaciones en segundo plano.

Para el almacenamiento, contamos con un disco de estado sólido (SSD) tipo NVMe de 256 GB, con lo que nos aseguramos de un buen rendimiento del sistema operativo, con un inicio de aproximadamente 15 segundos desde que levantamos la tapa hasta que abrimos la primera aplicación, con un acceso rápido a las carpetas del sistema. El almacenamiento podría parecer pequeño para algunos usuarios, por lo que se recomendaría contar con un servicio en la nube si se requiere de mayor espacio.

Debe tomarse en cuenta que el equipo limita las opciones de expansión en cuanto a memoria y disco duro. En el caso de la memoria, están ocupados los dos sockets RAM disponibles en la placa madre. Asimismo, los tornillos son de tipo Torx por lo que no facilita la apertura de la tapa inferior para acceder a sus componentes. En algunas opciones de configuración de fábrica, se puede añadir un disco duro (HDD) adicional al SSD.

En este modelo, Lenovo nos incluye una tarjeta de video Nvidia MX450 de 2 GB de RAM, por lo que podrá hacer frente a ciertas tareas creativas como diseño o dibujo a nivel aficionado o semiprofesional. Aunque no batirá récords en renderización de videos, por ejemplo, logrará sacar adelante la tarea con relativa fluidez y sin grandes problemas de sobrecalentamiento (comparado con otros equipos que sólo cuentan con gráficos integrados).

Utilizamos algunas aplicaciones como GIMP o Shotcut, para imágenes y video, respectivamente, y se obtuvo un rendimiento positivo, aunque no sobresaliente, que permitirá algún trabajo ocasional o explorar nuevas herramientas para aficionados y para aquellos que recién busquen ingresar a este tipo de tareas.

Asimismo, la tarjeta gráfica nos permitirá reproducir ciertos videojuegos de forma casual, en bajas resoluciones para los más modernos, pero con un rendimiento aceptable en algunos clásicos que ya tengan más tiempo en el mercado. No es un dispositivo que se recomiende para los más fanáticos de este segmento, pero sigue siendo un equipo versátil para aquellos que buscan una opción equilibrada para trabajo, escuela y algo de entretenimiento.

Uno de los puntos a destacar del equipo es la duración de la batería, no tan alejada a la promesa hecha por Lenovo de 10 horas de uso, algo raro de ver en la vida real cuando se analizan otros equipos. Con un uso promedio de algunas aplicaciones de ofimática (Word, Excel) o navegación web y con un poco de consumo multimedia (Netflix, YouTube, etc.), el tiempo de vida se podría ubicar fácilmente de 6 a 8 horas. Comienza a disminuir cuando hacemos uso de videoconferencias, tareas más demandantes del CPU y GPU, o conectamos algún otro periférico que sea alimentado por el portátil.

El tiempo de carga completo es de aproximadamente dos horas. Aunque la configuración permite la opción de carga rápida, no se logró registrar una diferencia significativa respecto a la carga regular cuando el equipo está encendido y en uso. Esta opción está enfocada principalmente en obtener algo más de energía, si se tiene poco tiempo para cargar el portátil.

Respecto al sistema de refrigeración, se obtuvo una experiencia positiva, ya que logró mantener a una temperatura estable y muy baja en la parte superior, con una sensación apenas perceptible de tibieza al centro del teclado. Después de varias horas de uso, se registró una ligera alza de temperatura en la parte inferior, pero siempre dentro de los rangos esperados y sin ser algo incómodo para aquellos que gustan de trabajar con el portátil en las piernas.

Conclusiones

Como herramienta de productividad, la Lenovo IdeaPad 5i cumplirá de manera sobresaliente con las tareas diarias en ofimática, navegación web, datos o presentaciones, con rapidez y sin retrasos. Aunque no es un equipo que esté destinado a tareas de mayor demanda de rendimiento (videojuegos, manipulación 3D, etc.), la combinación de una tarjeta gráfica discreta y la amplia memoria RAM, te permitirán explorar o hacer algún trabajo de creatividad ocasional, además de correr alguno que otro juego de moda como Fortnite.

Otros aspectos como la duración de la batería y lo liviano del equipo, son también un punto positivo del portátil que garantiza una positiva experiencia en movilidad, con oportunidad de trabajar prácticamente en cualquier lugar sin tener que sufrir por estar pegado constantemente a una corriente eléctrica.

En general, al no ser un equipo destinado a tareas multimedia, aspectos como la pantalla o el audio podrían alejar a algunos usuarios, pero en ese caso ya estaríamos hablando de otra gama y otro objetivo.