Ley de Internet “soberana” de Rusia obtiene segunda aprobación y cada vez está más cerca de implementarse

0
492

Los legisladores rusos aprobaron el proyecto de ley que ampliará el control del gobierno en materia de Internet y les permitiría defenderse de la intrusión extranjera; sin embargo, los críticos temen que esto sea utilizado para una nueva era de censura generalizada. “Esta ley encaja perfectamente en la imagen de restringir Internet para mantenerse en el poder”, critican.

Esta segunda lectura del proyecto de ley que apunta a reforzar la “soberanía” de Internet en Rusia no tuvo mayores cambios, por lo que apunta a enrutar el tráfico y los datos web rusos mediante servidores controlados por las autoridades, creando un sistema nacional de nombres de dominio que permita el funcionamiento de Internet, incluso si Rusia está aislada de la infraestructura extranjera.

Los usuarios no podrían eludir las restricciones gubernamentales, pero los partidarios del proyecto insisten en que las medidas son necesarias para defender al país en caso de que sea desconectado de Internet por Estados Unidos u otras potencias hostiles. La ley también propone la instalación de equipos de red que identifiquen la fuente de tráfico web y bloqueen contenido prohibido.

La segunda lectura es cuando finalizan las enmiendas, por lo que es de suma importancia. Ahora el proyecto de ley pasará a una tercera lectura final; si es aprobada, pasa a la Cámara alta y, posteriormente, para firma del presidente Vladimir Putin, entrando en vigor el primero de noviembre del año en curso.

Rusia ha introducido leyes de Internet más estrictas en los últimos cinco años, requiriendo que los motores de búsqueda eliminen algunos resultados, servicios de mensajería para compartir claves de cifrado con servicios de seguridad y redes sociales para almacenar datos de usuarios en servidores del país.

Lo anterior llevó a bloquear LinkedIn en 2016 y pretendía hacer lo mismo con Telegram en 2018.

El gobierno ruso se perfila para seguir los pasos de China, que somete a 700 millones de usuarios de Internet a su sistema de filtros automatizados, llamado el “Gran Cortafuegos”, que bloquea el contenido político y los sitios de juegos de azar y pornografía. Los usuarios chinos no pueden utilizar Facebook, Google y Twitter, dejando el mercado abierto para lo local como Tencent.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here