Reforma.

La plataforma de videos por streaming de Disney, que competirá con servicios como Netflix y Amazon Prime, será habilitada en noviembre para toda América Latina, incluido México.

Disney+, la apuesta de la multinacional por el entretenimiento en línea lanzada en 2019, registró hasta junio pasado 57.5 millones de suscriptores, un crecimiento que contribuyó a que el segmento directo al consumidor en el que se encuentra ganara 3 mil 969 millones de dólares en el segundo trimestre del año.

En dicho periodo, golpeada por los efectos del Covid-19, la compañía tuvo unas pérdidas netas por 4 mil 718 millones de dólares, después de haber evitado los número rojos en el primer trimestre con una ganancia de 475 millones.

El dato trimestral muestra también una caída de los ingresos de 42 por ciento, hasta 11 mil 779 millones de dólares.

El pujante servicio de streaming Disney+, sin embargo, ha sido un punto brillante en el trimestre, destacó este martes Bob Chapek, director general (CEO) de Disney.

“Pese a la continuos desafíos de la pandemia, hemos continuado construyendo el éxito increíble de Disney+ con el crecimiento del negocio de directo al consumidor”, señaló Chapek.

Disney fue afectado especialmente por el cierre de parques de atracciones derivado de la pandemia de Covid-19, los cuales pasaron de facturar 6 mil 576 millones de dólares en el segundo trimestre de 2019 a menos de mil millones entre abril-junio de 2020, en el peor momento de la emergencia sanitaria a nivel mundial.

El cierre de parques temáticos en el trimestre le generó una pérdida operativa de mil 960 millones de dólares en la división de parques y productos de consumo. A pesar de que cuatro de sus seis parques en todo el mundo se encuentran abiertos, las normas de distanciamiento social han reducido el aforo permitido.

Asimismo, su negocio de entretenimiento de estudio cayó 55 por ciento, hasta 3 mil 969 millones de dólares, mientras que el negocio de medios y televisión de cable facturó 6 mil 500 millones de dólares, 2 por ciento menos a tasa interanual.

Los resultados financieros de Disney no fueron tan desastrosos como algunos inversionistas temían, en medio de una pandemia que provocó el cierre de parques, cines y eventos deportivos a nivel mundial.

Además de cerrar algunos de sus parques a nivel mundial, el brote de coronavirus obligó a la compañía a retrasar el estreno de películas, entre ellas la muy esperada “Mulán”, que, en un anuncio sorpresivo por parte de Disney, será lanzada directamente a los consumidores de Disney+ por 30 dólares.

Cambio de estrategia
Después de casi seis meses de constantes aplazamientos por el coronavirus, Disney finalmente no estrenará la nueva versión de “Mulán” en cines y apostará por un lanzamiento directo a través de su plataforma de streaming.

“Mulán”, una de las superproducciones más esperadas en Hollywood, iba a proyectarse en cines de todo el mundo el 27 de marzo, pero su estreno fue pospuesto en pleno pico de la pandemia y desde entonces ha encadenado aplazamientos de mes en mes, hasta que se ha visto imposible llevar la cinta a las salas.

La decisión supone un cambio drástico de estrategia para la empresa líder en el sector del entretenimiento y para todo el mercado audiovisual, muy pendiente de los movimientos que tomara un proyecto que ha costado más de 250 millones de dólares y que ha apostado hasta el último momento por un estreno en cines.

Pero las circunstancias, con un repunte de contagios en Estados Unidos y la imposibilidad de abrir con normalidad los cines en Europa y Asia, llevaron a aplazar indefinidamente el lanzamiento para buscar una manera de sacar rentabilidad a la inversión.

“En los últimos meses ha quedado claro que nada puede ser inamovible cuando se trata de cómo estrenamos películas durante esta crisis de salud global, y eso significa pausar nuestros planes de lanzamiento para ‘Mulán'”, admitió en un comunicado el gigante del entretenimiento hace unas semanas.

Este martes, durante una presentación de resultados financieros, los responsables confirmaron que la superproducción llegará directamente a las televisiones a través de Disney+ con un cargo extra de 29 dólares en Estados Unidos. El resto de mercados deberán especificar sus condiciones.

El reto económico para la industria cinematográfica es doble: por un lado, la ausencia de títulos en la cartelera impide que las pocas salas de cine abiertas puedan recuperar al público, pero, por otra parte, la restricción de aforo e incertidumbre podría suponer que las películas generen pérdidas a los estudios si consiguen llegar a los locales.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here