Lo hizo, ese loco Branson lo hizo…

56

Excélsior Paul Lara

Alguna vez me preguntaron que, si pudiera haber sido alguno de los hombres millonarios y visionarios en el mundo, quién sería. Mi respuesta fue inmediata: Sir Richard Branson. Y mi respuesta fue sencilla, porque como amante de la música, los viajes y la tecnología, nadie ha logrado más en el mundo que este personaje inglés, quien además es un tipo humilde en su forma de tratar a la gente, un líder nato con sus empleados y un emprendedor que no deja de soñar.

Tuve la oportunidad de conocer a Branson en octubre de 2014, cuando en su visita a México para impulsar su negocio más reciente en el país: Virgin Mobile, me dio una entrevista de 20 minutos donde hablamos de rock, emprendedurismo, el miedo a perder, el riesgo al fracaso y el turismo espacial. Gracias a esa plática, comencé a arriesgarme en otras cosas fuera de mi burbuja de trabajo tradicional, y funcionó. 

Recuerdo que mi inglés no era muy bueno, lo que me apenaba un poco al tratar de preguntarle cosas que había escrito en una libreta. Branson se dio cuenta, pues además vio que estaba un poco nervioso por su presencia, y me comentó que lo tomara con calma, que aquel que no se arriesga en la vida, a pesar de ser propenso al escarnio público, tiene el peor fracaso en su vida, y que él lo vivió cuando creó Virgin, la empresa de música que cambio el mundo del rock y abrió las puertas a bandas de punk y otros géneros que en ese entonces eran mal vistos por la población inglesa y mundial.

“Si no tomas algo de riesgo no vas a lograr nada. Y aunque debe ser un riesgo calculado, Virgin, que ya es una marca reconocida, me ha permitido tomar esos riesgos, como ir al espacio”, me dijo hace siete años.

Ayer por la mañana, a las 10:28 am, Branson lo logró. Viajó al espacio en su nave Unity22, y logró otro de sus sueños. Con sus gafas negras, su traje azul y ese temple fuerte, aunque con una sonrisa que calma y ayuda a generar confianza, el fundador y CEO de Virgin marcó otro hito histórico en su vida. “Ésta es una de las experiencias más hermosas de mi vida”, dijo, a bordo de la nave de su empresa Virgin Galactic, mientras veía por la ventana el planeta Tierra a una altura a la que nunca había llegado. Ese octubre de 2014, en una oficina en Reforma, Branson me dijo que por supuesto que tenía miedo a viajar al espacio, pero que tenía más miedo de no lograrlo en vida. “¿Tengo miedo a equivocarme? Claro. Pero de todos modos lo tengo que hacer. En Virgin estamos involucrados en más de 200 negocios y esa experiencia que hemos ganado nos da la confianza en que cuando vemos una oportunidad vamos por ella”.

Branson es un emprendedor natural. Cuando le pregunté por Virgin Records y cómo ha evolucionado la música con internet, y cómo un negocio puede transformarse completamente, me dijo que esto es como pensar ir al espacio: “buscas crear la mejor empresa independiente y confiar en ese talento, que tal vez en ese momento la gente no vea bien, pero que sabes que te van a ayudar a cambiar una industria. Imagina, estaba con los Rolling Stones, con Genesis, los Sex Pistols, creamos lo mejor del mundo”.

Hace siete años, Branson estaba confiado en ir al espacio en febrero de 2015. En esa plática le brillaban los ojos cuando hablaba de esta nueva empresa, de pensar en Virgin Galactic y cómo la actual tecnología le daría la oportunidad de cambiar nuevamente una industria y llevar a que más gente pudiera cumplir su sueño de viajar al espacio. 

Ayer se cumplió la premisa de ser de las primeras personas en ver la Tierra desde el espacio como turista. El viaje duró aproximadamente 15 minutos, pero fue el primer paso de lo que viene en el futuro para Branson y su empresa, y, por supuesto, a manera de festejo no faltó la música en vivo, que, aunque no fue el rock que cambió la vida del emprendedor inglés, es música que demostró que nunca hay que estar cerrados a los cambios y a los nuevos talentos.

“Estamos muy cerca de lograr viajar al espacio como turistas, inclusive hay ya seis o siete mexicanos que ya se han registrado para ir con nosotros en un futuro. Mi meta es poder bajar los precios para que miles de personas tengan la oportunidad de ir al espacio”, fue como terminó ese día mi plática con Branson, quien, a pesar de ser un exitoso millonario en los negocios y las tecnologías, nunca cierra los ojos hacia dar la oportunidad a otras personas de cumplir su sueño. Esto me llevó a dar una respuesta sencilla a la pregunta al principio de esta columna.